Categorías
Uncategorized

Tintas funcionales: nuevas oportunidades para el sector del plástico

La impresión funcional con tintas de altas prestaciones promete ser la próxima revolución en los campos de: tecnologías de la Información y Comunicaciones (electrónica flexible, OLED, Tags, RFDI), generación de energía (paneles fotovoltaicos, baterías flexibles), seguridad y protección (tintas antipiratería y tintas termocrómicas) y  salud y medicina (test biosensores).

La simbiosis de los términos: print + electronic ofrece grandes oportunidades al sector de la transformación de materiales plásticos en la medida en que el éxito y la viabilidad de muchas de las aplicaciones propuestas van a depender de la posibilidad de fabricar dispositivos que sean ligeros, flexibles, delgados, reciclables, etc.,  y capaces de ser fabricados en grandes formatos, con elevadas productividades y a bajo costo.

La industria de impresión y converting de films plásticos está sufriendo una crisis que debe afrontar adoptando una nueva perspectiva. El reto consiste en dejar de ser percibidos como talleres de impresión que fabrican a la espera de recibir las órdenes de  clientes externos, para pasar a ser proveedores de servicios que lleguen a impactar directamente en el usuario final ofreciendo: soluciones de mayor valor añadido, posibilidad de personalización de productos a medida, mayor flexibilidad para ofrecer tiradas cortas manteniendo costes ajustados y capacidad de respuesta y plazos de entrega  más reducidos.

Algunos casos prácticos ya están en el mercado, como es el caso de la personalización de envases impresos. Marcas, como Nutella, Coca-Cola o Kinder, han apostado por hacer sentir único a cada cliente, permitiéndoles personalizarlos con su nombre o incluso con su foto. Estas acciones de marketing que han sido posibles gracias a la tecnología actual y que han tenido gran acogida en el mercado.

Otro ejemplo serían las etiquetas termocrómicas para envases refrigerados que cambian de  color en función de la temperatura pudiendo detectar una rotura en la cadena de frío, lo que aporta mayores garantías de calidad para el consumidor final.

La utilización de tintas conductoras para obtener circuitos impresos sobre soportes plásticos ultradelgados y flexibles también es ya una realidad y pueden encontrarse en aplicaciones tan diversas como sensores biomédicos, antenas RFDI, paneles fotovoltaicos o dispositivos electrónicos wearables.

La preocupación por un desarrollo más sostenible y la preservación del medio ambiente también es un factor decisivo en el desarrollo de nuevos materiales plásticos. En este sentido, AIMPLAS  y Aido  finalizaron con éxito el proyecto BIOPOLI, en el que se investigaron tintas más ecológicas para imprimir bolsas biodegradables.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *