Categorías
Uncategorized

Empresas de la Industria del Plástico, aumentan su producción por la lucha contra el ébola.

Así como los trabajadores del sector salud de todo el mundo, los procesadores de plástico también están haciendo su parte en la fabricación de productos que ayuden a la lucha contra el ébola, tales como los trajes de protección de fibra de Polietileno Reforzado (PPE) que utilizan profesionales médicos.

DuPont es una de las compañías que ha aumentado la producción de este tipo de equipos de protección personal para combatir el brote del ébola en África.

«Hemos triplicado la producción de nuestros productos más relevantes para el tratamiento de pacientes infectados», aseguró el portavoz de DuPont, Dan Turner, quien agregó: «nuestro negocio de tecnologías de protección ha estado colaborando con Médicos Sin Fronteras, con la Organización Mundial de Salud y con otras organizaciones que demandan nuestras prendas de protección personal para la región afectada».

DuPont, con sede en Delaware, Estados Unidos, ha invertido más de 250 mil dólares en cargos aéreos para el transporte de seis tipos diferentes de trajes de PPE hacía los lugares que más lo necesitan.

A pesar de que algunos reportes aseguran que este tipo de trajes no son suficientes en algunos lugares, uno de los portavoces de Médicos sin Fronteras asegura que este no es el caso de las tres regiones más afectadas por el ébola: Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Por su parte, Kimberly Clark, empresa que fabrica equipo de protección facial, protección para los ojos, cubiertas para zapatos y guantes, bajo su marca Kleenguard, también está aumentando su producción.

Asimismo, los competidores unen sus esfuerzos para impulsar mejoras en el diseño de los trajes de PPE, específicamente con el objetico de mantener a los trabajadores de atención de salud más frescos sin dejar de protegerlos, ya que informes procedentes de África han dicho que el calor que se genera en el interior de estos trajes limita el tiempo en el que los usuarios pueden estar dentro de ellos.

Las ideas para este desafío de lograr los trajes de protección más transpirables pueden enviarse a la página de la US Agency for International Development (USAID, por sus siglas en inglés).

Otra firma que une sus esfuerzos a la lucha contra el ébola es Inteplast Group, que donó 60 mil pares de guantes para examen grado médico, al enterarse de su escasez: «Fue sorprenderte saber que un suministro médico básico como los guantes impedía a los proveedores de atención de salud a prestar la ayuda necesaria. Sentí que nuestra empresa sin duda podría hacer algo para resolver este problema», aseguró Bennett Hellming, gerente general de la filial Interplast Mingrip Comercial LLC de Alpharetta, Georgia.

Otras compañías simplemente están recordando a sus clientes cuáles de sus productos ya cumplen con las pautas federales para la protección personal, como es el caso de Meese Orbitron Dunne de Ashtabula, Ohio, quien dice que sus carros rotomoldeados  de Polietineo (PE) para desechos médicos, cumplen con los requisitos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para el transporte de residuos médicos en bolsa, o ropa de cama y otros textiles de hospitales, lo cuales podrían estar contaminados con la virus ébola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *