Categorías
AP99 Top Zona de Oportunidades

¡Atención a la crisis!: Cadenas de valor que volverán

México es la onceava economía más grande del mundo, la cuarta más importante productora de autos, la quinceava más exportadora y el mayor socio comercial de los Estados Unidos, por encima de Canadá, China, Japón y Alemania, informa Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) en un contexto de crisis sanitaria por COVID-19.
Como refiere el directivo, también es uno de los países productores más importantes para la industria Aeroespacial, de Equipos Médicos, de Computación, de Telecomunicaciones, además de la cerveza y de diversos productos agrícolas, entre otros. 
Todo lo anterior –explica–, permite fomentar el consumo de lo hecho en México y desarrollar encadenamientos productivos nacionales, lo que favorece el empleo masivo y la mano de obra calificada en diversas regiones del país; “de ahí que seamos una potencia emergente, con probabilidades de ser una de las mayores economías del mundo en las próximas décadas”.
Durante su participación en la Conferencia Nacional para la Recuperación Económica, organizada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), hizo énfasis en el grado de diversificación industrial que México alcanzó en los últimos 30 años, así como en la estratégica ubicación geográfica de la nación y otros factores, como la juventud de la población, los 13 tratados de libre comercio celebrados con 50 países y los 32 acuerdos para la promoción y protección recíproca de las inversiones. 
En este sentido, apunta: “Es importante concentrarse en consolidar lo logrado, que si sabemos acompañar de reformas, como la mejora de educación, de infraestructura y tecnología, además de garantizar seguridad y un sólido estado de derecho, se tendrán beneficios que acelerarán el crecimiento y apoyarán el logro de los más importantes objetivos sociales”.

Grandes desafíos económicos 

El proceso de transformación (como el hierro que se genera en algún lugar para luego convertirse en una antena celular) promueve que las sociedades actuales tengan una dinámica extraordinaria, señala Alicia Salgado, periodista y moderadora de la sesión: Atención a la Crisis en las Cadenas de Valor de la Industria.
No obstante, la periodista y los integrantes de la conferencia virtual coinciden en que al interrumpirse una cadena de valor, es decir, cuando falta el suministro de alguno de los insumos, se presenta una crisis mayor, como la que ocurre actualmente en México y en el mundo debido a la pandemia. 
A decir de Alicia Salgado, “esta situación nos ha llevado a un terreno bastante incierto, porque no sabemos cuándo o cómo se va a controlar; sabemos que tiene un efecto devastador sobre el ser humano y para evitar el contagio se ha cerrado la actividad económica”. 

La voz de los industriales 

Fausto Oliveira Acosta, presidente ejecutivo de Nestlé, define la situación actual en el mundo como algo nunca antes vivido por nuestra generación. Como menciona el directivo, en comparación con otras crisis, la del COVID-19 es distinta, puesto que sus consecuencias todavía son desconocidas.
En cuanto a la crisis económica que se avecina, “hay que discutir políticas macroeconómicas, tasas de interés, cómo le damos más apoyo a las PyMEs, hoy las empresas están muy afectadas por el tema de la retención del IVA”. 
Ante un escenario como este, Ary Naïm, representante en México de la Corporación Financiera Internacional (IFC), recomienda proteger al empleo para no perder al personal calificado, capacitado y formado: “Perder esa capacidad puede significar un atraso de varios años en la recuperación para el país”. 
Por su parte, Javier González Franco, director general en Grupo BIMBO, subraya que la seguridad en carreteras, rutas y calles debe ser un tema prioritario para las autoridades de los tres órganos de gobierno, a fin de garantizar el abasto de alimentos para todas las familias. 
“Una cadena es tan fuerte como lo es su eslabón más débil; esta crisis no se trata de decidir si se apoya a las pequeñas, grandes o medianas empresas, se trata de que todas sumemos esfuerzos para apoyar a México y superar juntos estos momentos difíciles”. 
Juan Ignacio Garza Herrera, presidente de la Cámara de la Industria de Transformación (Caintra) Nuevo León, puntualiza en la reactivación de las cadenas productivas: “Si los Estados Unidos empieza a operar es imprescindible que México lo haga también; tomando como ejemplo la industria Automotriz, Estados Unidos no podría arrancar si México (quien provee de piezas para atender a este sector) no lo hace”. 
Sobre el tema sanitario, la responsabilidad de los empresarios, indica, reside en cuidar la salud del personal que labora en plantas, oficinas y en toda la cadena de valor. Empresas esenciales o no, “debemos asegurar que el capital humano esté bien, que nuestros proveedores cumplan; de nada sirve estar trabajando y ser una empresa esencial si los proveedores cadena abajo no operan, no llegan los  insumos”. 
En relación a lo que es esencial o no, Verónica Martínez, secretaria de la Comisión de Economía en el Senado de la República, asegura que muchas de las actividades clasificadas como no esenciales son indispensables para que las actividades esenciales se puedan llevar a cabo. “Y no sólo eso, el T-MEC entra en vigor el próximo 1 de julio y gran parte de las actividades económicas que se desarrollan en México son complementarias de las actividades tanto de Estados Unidos como de Canadá”.
De forma adicional, en las conferencias promovidas por la CCE, trasciende la elaboración de una nueva teoría económica, liderada por Ernesto Acevedo, subsecretario de la Secretaría de Economía (SE), con la que se busca armonizar este proceso de transición económica nacional. 
En pocas palabras, no sabemos cuánto durará la pandemia, por lo que resulta esencial acostumbrarnos a una nueva normalidad de distanciamiento social y precauciones sanitarias en función de preservar la salud, producir y seguir protegiendo los empleos, sincronizar las cadenas regionales y aprovechar al máximo los tratados de libre comercio. 
 

Categorías
Negocios y Capital Humano Uncategorized Zona de Oportunidades

Buscan 30 empresas francesas invertir en el Bajío

Tras la reunión entre la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Económico (AMSDE) y el Movimiento de Empresas de Francia (Medef), el gobierno de Querétaro detalló que se trata de la agrupación de empresarios más grande de Francia, con más de 7 mil socios en más de 30 empresas que buscarán una oportunidad de crecimiento en la región.
Marco Antonio del Prete, Secretario de Desarrollo Sustentable de Querétaro, abundó que, en lo que va de la administración estatal, se han concretado 11 proyectos de inversión franceses con un monto aproximado de inversión de 11 mil millones de pesos y la generación de 4 mil empleos, donde los principales rubros de inversión son el sector automotriz, aeroespacial, tecnologías de la información y biotecnología.
Bajo este contexto, el gobernador del estado, Francisco Domínguez Servién, mantuvo una reunión con el director del Grupo Internacional de Relaciones Institucionales Safran, Alexander Ziegler, compañía con seis plantas en la entidad y una séptima construcción, para buscar una nueva inversión del Grupo en el estado.

«Querétaro tiene potencial para competir con otros estados y otros países, para la instalación de empresas de la industria aeroespacial”, finalizó.
 

Categorías
Negocios y Capital Humano Zona de Oportunidades

Cierra Querétaro el 2019 con aumento de IED del 5.5%

En 2019 el estado cerró con una Inversión Extranjera Directa (IED) de 153 millones de dólares, lo que significa un crecimiento del 5.5% respecto al 2018, asegura la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu).
En cuanto IED, Querétaro es punta de lanza, ocupamos el primer lugar en la región del Bajío, y, entre el sexto o séptimo sitio a nivel nacional«, destacó Marco Antonio Del Prete Tercero, titular de la Sedesu. 
Los principales aliados comerciales son: España con 43%, seguido de Estados Unidos con 26.9%, Canadá con 10% y Japón con 5.9%.
Finalmente, el titular asegura que se seguirá trabajando arduamente para continuar con la confianza que tienen los empresarios hacia el estado y atraer nuevos proyectos.

Categorías
AP95 Zona de Oportunidades

Tiro al blanco: El optimismo del mundo sobre México

A nivel global, los centros de distribución son importantes y el mundo necesita de gente que crea en eso. Un centro de distribución trasciende por sus operaciones logísticas que fortalecen la cadena de valor de cualquier industria.
Por su ubicación, México es un país con grandes oportunidades de crecimiento. Es vecino del gran mercado: Estados Unidos, y su posición geográfica favorece el comercio internacional y el tránsito turístico, ya que cuenta con dos importantes zonas de acceso: al oeste, el Océano Pacífico y, al este, el Golfo de México, con costas que permiten el arribo de embarcaciones de Asia y Oceanía, por un lado, y de Europa y África, por el otro.
Un centro de distribución sorprende no nada más por la infraestructura 4.0 o por la eficacia de los servicios que ofrece, sino que también impacta por los empleos directos e indirectos que genera en las comunidades donde decide operar.
Cabe señalar que un desafío actual de los almacenes es considerar la consigna social y los términos ambientales. Por ejemplo, en México los estados que prohibieron las bolsas de plástico de un solo uso ya suman 20.
Recientemente, Natura, fabricante y comercializadora brasileña de productos de belleza y cuidado personal, inauguró en México su centro de distribución, el más grande de América Latina (21 mil m2).
El Cedis, para el que se invirtió poco más de 10 millones de dólares, se ubica en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, y cuenta con robots equipados con tecnología de primer mundo. Emplea a más de 200 personas de forma directa, y a 50 de manera indirecta como resultado de sus actividades comerciales en la región.
De acuerdo con Joao Paulo Ferreira, presidente de Natura, México es un país que inspira confianza en lo que toca a inversión. A decir del directivo, el mejor aliado que una firma puede tener es el gobierno: “La autoridad que dirige, controla y administra sus instituciones, es quien abre las puertas, y brinda las facilidades para poder operar en tiempo”.
Durante el evento inaugural, Ferreira explicó que un centro de distribución trae consigo la participación de otras compañías y marcas que, además de fortalecer el valor del mercado, cumplen con las expectativas del consumidor.
“Un Cedis reúne los sueños de proveedores, colaboradores, miembros de la sociedad, gobierno y consultoras, entre otros, que buscan buenos negocios y promover, al mismo tiempo, el desarrollo social y la protección de los recursos naturales”.
Bajo ese contexto, informó que el proyecto se planeó como una construcción residuo cero.

UN PUNTO ESTRATÉGICO

Cuautitlán Izcalli es un área industrial muy importante. Según Ricardo Núñez Ayala, presidente municipal, es un lugar ideado como un asentamiento del futuro y, por su ubicación geográfica, el municipio número uno en logística a nivel nacional.
Como un dato de interés para los inversionistas, destacó la presencia de 20 universidades. “La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene cuatro unidades. Hay calidad educativa y personas que quieren trabajar. Está la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) con la licenciatura en logística, la Universidad Politécnica de Cuautitlán Izcalli, el Tecnológico de Estudios Superiores de Cuautitlán Izcalli (TESCI), la Universidad Tecnológica del Estado de México y otras universidades privadas”.
Al respecto, Enrique Jacob Rocha, secretario de Desarrollo Económico del Estado de México, enfatiza en la red carretera y ferroviaria, y en el sistema aeroportuario mexicano que consolidan a Edomex como un nodo logístico de mayor importancia. “Desde la Secretaría de Desarrollo Económico del Estado de México nos da mucho gusto y agradecemos la confianza de las compañías que invierten en la región. Que sigan pensando en nosotros para su futuro crecimiento”.

LA APUESTA DE BRASIL POR MÉXICO

Ubicada en Tultitlán, Estado de México, el centro de distribución de Netshoes, empresa brasileña nacida bajo el concepto de e-commerce, ofrece al mercado mexicano más de 60 marcas.
Especializada en la venta de artículos deportivos y consciente de la demanda creciente de productos sostenibles a nivel mundial, la compañía empieza a incluir a su oferta calzado Nike y Le Coq a base de materiales plásticos post consumo.
En entrevista para AP, Gisela Mendoza, gerente de operaciones, declaró que el Grupo ya trabaja en la revisión de sus embalajes. Como refiere la especialista en cadena de suministro, el objetivo es ajustarse a la prohibición de los plásticos de un solo uso. Sobre este punto, señaló que es muy probable migrar al cartón reciclado.
Otro de los retos que enfrenta Netshoes es el tráfico en zonas metropolitanas. “Tenemos que buscar la forma de generar vialidades. El tráfico es un tema que afecta al medio ambiente porque las emisiones de los vehículos contaminan. Son cosas en las que debemos poner atención. No es lo mismo enviar un solo camión con toda la carga, que varios vehículos con pocos paquetes. Una solución es establecer pequeños almacenes en zonas urbanas y hacer entregas en bicicletas”.
En cuanto a la situación actual del mercado, Jossué Agatón, coordinador de logística, comentó que por el cambio de gobierno todas las empresas en México esperaban un decremento en sus actividades comerciales: “No estamos con los históricos que queremos, pero presupuestar con tiempo y de manera estratégica ayuda a las compañías a tomar las medidas necesarias para estar preparados y atender una temporada como esta”.

Categorías
AP94 Zona de Oportunidades

Sólo Química: El mecanismo de lo cotidiano

Si hay una industria que constantemente se transforma a nivel mundial, esa es la Química. Aun cuando siempre encuentra mejores soluciones que sustituyan a la anterior, no es fácil dimensionar toda su riqueza: solventes, aplicaciones de máxima durabilidad, que sean fáciles de usar, sin compuestos nocivos…, no hay límite establecido y, de acuerdo con Iván Castillo, director de Recubrimientos, Adhesivos y Especialidades (CAS) de Covestro México, la industria Automotriz se beneficia de esto en gran medida.
Otros mercados que se favorecen a sí mismos a través de la Química son los de la Construcción y el Consumo. El primero lo hace con pisos industriales, impermeabilizantes, recubrimientos para muros, elastómeros, selladores y membranas…, y el segundo, con textiles y adhesivos para mobiliario, entre otros.
La aprobación de una solución que revolucione el mercado toma al menos cinco años de investigación en laboratorio. El tiempo dependerá del tipo de industria y aplicación. Por ejemplo, mejorar una pintura estándar conlleva un año de trabajo”.
Actualmente, impulsados por la Química, y por los hábitos de consumo, los fabricantes de automóviles demandan soluciones que se alinien a temas sustentables. Como refiere nuestro entrevistado, además de recurrir a los hornos de curado, que atienden aspectos de consumo energético, el sector también representan la punta de lanza en tecnología base agua.
Los autos cada vez empiezan a incluir más componentes plásticos de muchas químicas, y los recubrimientos tradicionales no son eficaces ni con la durabilidad ni con el desempeño propio, por lo cual, las armadoras buscan sistemas que se puedan utilizar en todo tipo de sustratos”.

MÉXICO VS. USA

La falta de regulación para los solventes marca la diferencia entre México y el país vecino. Como enfatiza Iván Castillo, no hay, hasta el momento, leyes mexicanas que obliguen a las empresas a desarrollar esas tecnologías. Asimismo, señaló que encontrar personal técnico especializado, es otro de los retos que las transnacionales encuentran a nivel nacional.
La situación del personal técnico en México es general. Ha habido un cambio en los modelos de negocios y en las últimas décadas no se ha desarrollado al personal en la industria Química. Nosotros apostamos por capacitar a las personas. No es el camino más fácil, pero hacerlo se vuelve un valor que impacta positivamente en nuestros procesos”.
Al margen de la incertidumbre que pueda generar el gobierno actual, explicó que la apuesta de las compañías debe ser por resultados a largo plazo, pues México crece a tasas por encima de lo que registran los países más desarrollados.

MEDIO AMBIENTE

La contaminación por plásticos no es por el plástico per se. Esa sentencia, es común en estos días; sin embargo, parece no quedar claro. Los residuos plásticos son responsabilidad del usuario final, y de toda la cadena de valor: marcas, fabricantes e intermediarios.
Sobre este punto, hay que subrayar que el mercado internacional se conforma por oferta y demanda y, bajo ese precepto, Iván Castillo destaca que la responsabilidad por daños al ecosistema debe ser compartida.
Sin los estudios de composición, estructura y propiedades de la materia, no tendríamos dispositivos médicos o vehículos ligeros que consumen menos combustible. La Química es transformación y a través de ella debemos buscar soluciones. Para avanzar y no diluir nuestros esfuerzos, debemos trabajar unidos, y no como un solo sector”.
 
 

Categorías
AP93 Zona de Oportunidades

Inyección de plásticos

Comparado con otros procesos, la industria de inyección de plásticos ofrece una mayor diversidad de productos fabricados: desde microcomponentes para los segmentos electrónica o médica, hasta grandes piezas para los sectores automotriz o del embalaje y contenedores; una amplia gama de producción de piezas que no encontrarían otro proceso de fabricación más económico y más racional.
Cada año se venden en el mundo unas 90 mil máquinas de inyección. De ellas, aproximadamente unas 1,500 en México. El tamaño, definido por su fuerza de cierre, varía entre 5 TN para máquinas de micro-inyección y 10,000 TN para la fabricación de grandes contenedores.
En el mundo, se estima un parque de maquinaria instalado con capacidad operativa de más de 1 millón 500 mil unidades, de las cuales, se encontrarían unas 25 mil máquinas en la República Mexicana, es decir, un 1.66% del total mundial, distribuidas en unas 2 mil 300 empresas. Algunas de estas compañías no se dedican específicamente a la inyección de plásticos, pero integran dichos equipos en sus procesos productivos.
No obstante, más del 50% de ese parque no compite en los mercados globales por encontrarse en un estado muy avanzado de obsolescencia tecnológica.
Con este potencial, se transforma mediante el proceso de inyección en el país unas 2 millones 250 mil TN de diferentes polímeros, desde commodities, hasta plásticos técnicos, incluyendo la inyección de materiales termoestables.
Cabe destacar que el segmento con mayor demanda anual, es el automotriz, que representa un 24% aproximadamente de la inversión y, todo ello, motivado por la enorme implantación de fábricas automotrices, los requerimientos tecnológicos y la calidad que exige esta industria.
Bajo ese contexto, y con el objetivo de mantenerse y crecer en un mercado tan competitivo, es conveniente definir las estrategias a seguir:

a) Invertir en innovaciones tecnológicas

Muchos de los productos por inyección integran procesos especiales. La tecnología empleada en éstos, además del material, es normalmente un binomio de máquina y molde. Es un factor de éxito, puesto que proporciona un importante margen de contribución al negocio.
La mayoría de los productos que incorporan nuevas tecnologías se importan principalmente desde USA, Alemania y Francia, debido a la nula existencia de estas soluciones en México. De modo que, la adopción de nuevos procesos, tales como: la inyección de multicomponentes, la coinyección, la inyección asistida con gas, las técnicas de sobremoldeo de textiles y films, el IML (In Mould Labeling), el LIM (inyección de siliconas), el PIM (Powder Injection Moulding), tanto para polvos metálicos como para cerámicos o el sistema RTC (Ciclo Rápido de Temperatura), son un exponente de las deficiencias tecnológicas en el país.

b) Mejorar en eficiencia operativa

En términos de rendimiento, la industria de inyección está muy por debajo del 80% y en más del 3% en rechazo, lo cual nos lleva a unos costos operativos poco competitivos. De ahí que se imponga la necesidad de invertir en el mayor activo de la empresa que es el personal –con capacitación–, para mejorar en rendimiento y calidad.
El concepto Industria 4.0 requiere de personal altamente cualificado y la fidelidad de la plantilla se consigue con salarios adecuados. Por consiguiente, el bajo costo de mano de obra se debe apartar del concepto de competitividad. Como ejemplo: en China, el costo de mano de obra directa es, en promedio, casi un 50% superior al de México y, sin embargo, los productos que se fabrican en dicho país se venden a menos costo que los equipos que se producen aquí.

c) Invertir en desarrollos de productos (I+D+i)

Casi exclusivamente son las grandes empresas o multinacionales las que invierten en Investigación, Desarrollo e Innovación. Un determinado importe de sus utilidades lo aplican en este campo. 
Al respecto, las PyMEs también deberían crear un fondo para cubrir esta necesidad, pues situarse en un nicho de mercado más reducido con nuevos productos supone una ventaja competitiva.

d) Invertir en nuevo equipamiento

La maquinaria antigua, entre otros aspectos, tiene un costo energético excesivo. Sobre este punto, hay que recordar que dicho monto se ubica después del costo de la materia prima –el más importante de una pieza–. En otras palabras, se debe invertir en máquinas con menor consumo energético y alta eficiencia productiva.
Ante este escenario, lo ideal es adoptar equipos con accionamiento completamente servoeléctrico o híbridas, pues, no sólo reducen hasta en un 40% el costo energético, con respecto a las máquinas convencionales, también ofrecen un mejor ciclo productivo con sistemas de inyección al vuelo.

e) Internacionalización

Es conveniente no depender exclusivamente de la demanda interna –sobre todo en periodos de crisis–, sino buscar que alrededor del 30% de la producción se exporte, a fin de contrarrestar los posibles riesgos locales.

f) Estrategias empresariales de futuro en un mundo globalizado

Finalmente, para el posicionamiento en el mercado global, es un factor clave establecer sinergias con partners o socios internacionales afines a los sistemas productivos.
 

Categorías
AP91 Sostenibilidad Zona de Oportunidades

La revolución apenas comienza

En los últimos años, los residuos plásticos incrementaron más que los desperdicios de construcción u orgánicos. Ante este panorama, especialistas de todo el mundo ofrecen soluciones que van desde el reciclaje, hasta la revalorización energética, sin dejar atrás la biodegradación, las iniciativas globales y las campañas de responsabilidad social.
De entrada, hay que tomar en cuenta que todos los materiales se degradan. La diferencia radica en que el desgaste de algunos sí se nota a simple vista, mientras que en otros demora, incluso miles de años.
El material no desaparece de repente. Es el resultado de distintos fenómenos simultáneos: entre otros, la radiación solar, la humedad, la presencia, o no, de microorganismos. Una roca, por ejemplo, tardará más en desaparecer que una hoja de papel.
De acuerdo con Alethia Vázquez, investigadora de la UAM, los plásticos se degradan, generalmente, por radiación solar, de modo que, para preservar los envases se agregan aditivos. Estos materiales también se modifican por efectos químicos y de temperatura, por mecánica o por intervención de microorganismos, como: hongos, bacterias y virus.
Adicionalmente, existen los plásticos fotodegradables, oxodegradables y biodegradables. Éste último se desintegra en un proceso de composteo, donde los microorganismos encuentran las mejores condiciones para transformar el material.
Los productos a base plantas, petróleo o gas natural que aplican a dicho procedimiento, se diseñaron para biodegradarse durante cierto número de días a temperaturas de 50 ó 60 grados. Por lo cual, contrario a lo que muchos consideran, no se pueden tratar en una tina casera.

Mitos y realidades

Respecto de los plásticos degradables, biodegradables y compostables, existe, entre los gobiernos y la sociedad civil, un sinfín de mitos. Como enfatiza Alethia Vázquez, son siete los que tienen mayor presencia a nivel global:
1) Degradable, biodegradable o compostable son sinónimos.
Todos los materiales se degradan. Unos antes que otros. El desgaste es un proceso natural. Los materiales biodegradables, por su parte, fueron diseñados para desintegrarse a cierta temperatura, en tiempos específicos y bajo composteo como fase de descomposición acelerada.
2) Los residuos orgánicos se degradan rápidamente.
El papel es, en efecto, un producto biodegradable, sin embargo, el libro más antiguo, libre de microorganismos, permanece, a la fecha, intacto.
3) El plástico tarda 500 años en degradarse.
No hay un solo estudio que arroje este dato. En realidad, el tiempo de degradación depende del lugar y del polímero.
4) Los materiales que se obtienen de las plantas son biodegradables.
No necesariamente. Para producir Biopolietileno se puede emplear etanol. Este producto es resistente y poco degradable como el Polietileno. No hay diferencia química entre un producto y otro. La biodegradabilidad dependerá de su estructura química.
6) Asumir que todas las personas son capaces de distinguir un plástico biodegradable de otro que no lo es.
Hacer esa distinción es fácil con algunos residuos. Esa es una de las ventajas del PET (Polietilén Tereftalato).
7) Los plásticos biodegradables se degradarán en cualquier lugar.
Los beneficios sólo se obtienen a través de la composta, es decir, bajo condiciones ambientales específicas.

Categorías
AP91 Zona de Oportunidades

Los tuyos, los míos y… ¿los plásticos?: Estrategia para reducir residuos

Según estudios demográficos, para 2050 seremos 9 mil millones de personas en el planeta. Factores como el bienestar, la salud y una mejor calidad de vida, contribuyen al crecimiento poblacional.
En este sentido, ¿cuál es el reto más importante que tenemos como humanidad? Juan Carlos Camargo, subdirector de responsabilidad y sustentabilidad corporativa en Walmart de México y Centroamérica, asegura que, como humanidad, la respuesta es sobrevivir al éxito.
Si bien el sistema económico actual se basa en la extracción de materias primas que, posteriormente, se transforman en productos y luego se convierten en desechos, el reto es preservar esos recursos finitos para lograr que, en unos años, los habitantes del mundo puedan sostenerse.
De acuerdo con el directivo, utilizamos a diario materiales para diferentes actividades y ni la mitad de éstos se recupera. El escenario se complica tras la dependencia al petróleo y la dificultad de extracción. Ante este panorama, la idea es tener en la industria una economía regeneradora de los sistemas naturales.

No tendrá éxito quien pretenda erradicar el uso de polímeros

La economía circular es uno de los términos de moda. El concepto es inteligente, sensato, y tiene como principio un sistema que aprovecha los recursos de manera eficiente.
En una actividad de negocios, se basa en tres puntos claves: eliminar residuos y contaminación desde la concepción del producto; mantener los materiales en uso permanente; y regenerar los sistemas naturales, puesto que la naturaleza no cuenta con la capacidad de asimilar la cantidad de residuos sólidos.
Como enfatiza Juan Carlos Camargo, son importantes los ciclos biológicos y tecnológicos para poder planear las estrategias adecuadas y aprovechar mejor los materiales poliméricos. Al respecto, el especialista recomienda rediseñar los procesos para cumplir con la circularidad, es decir, envases y embalajes de más de un solo uso, elementos renovables que no tienen que ser, precisamente, de origen natural, sino productos reciclables.
Cabe destacar que la economía circular va desde la renta de equipos (duraderos, como línea blanca) hasta la ropa que la moda impulsa en el mercado. El streaming –desmaterialización de un sector económico–, es otro ejemplo.
Recientemente, Walmart firmó la Declaración Global sobre el Plástico. El tema es emplear el material de forma más eficiente. La compañía busca trabajar con proveedores, conocer a fondo los productos que exhibe en anaquel, así como las características de los envases disponibles.

El curioso caso de los Stand Up Pouches (SUPs)

El Polietileno flexible con el que se fabrican los SUPs está dentro del rango de lo sostenible, pero ¿cuánto del material se recicla? A decir de Juan Carlos Camargo, el reciclaje es bajo, debido a que, por las características flexibles del producto, se dificulta su recolección.
Contrario con lo que ocurre en el acopio de envases rígidos, los pepenadores deben esforzarse para reunir un kilogramo. Otro aspecto a considerar es el tema del procesamiento. Las bondades de los SUPs son extensas, sin embargo, el país no cuenta con infraestructura necesaria para aprovechar el material.
Para el reciclaje de los envases el cliente juega un papel importante. Las marcas deben trabajar junto con el consumidor para que estos últimos conozcan qué materiales se pueden reciclar y bajo qué condiciones son biodegradables.
En este aspecto, Juan Carlos Camargo responde, de manera puntual, preguntas que amplían el terreno del desarrollo sostenible y sus efectos en los ámbitos: social, político y económico.

¿Cuánto está dispuesto a pagar el consumidor por un producto que representa un menor impacto ambiental?

Aunque suene cruel, los clientes no están dispuestos a invertir un peso adicional por un producto que tenga cierto atributo a favor del medio ambiente. En teoría, lo que esperan es que nosotros hagamos la tarea, porque, desde su punto de vista, nos corresponde.
A nivel global podemos encontrar estudios de empresas muy prestigiosas que aseguran que el consumidor mexicano está dispuesto a pagar ese sobreprecio, pero es mentira. Los resultados son notorios cuando el usuario llega a caja y al corroborar los precios deja el producto.

¿En dónde pone la atención el cliente?

En sus seres queridos, específicamente. Que el dinero alcance para cubrir las necesidades básicas.
Sobre el marco legal en materia de sostenibilidad, ¿debe el sector productivo implementar nuevas prácticas antes de que el gobierno tome la iniciativa?
100% de acuerdo. De hecho, en investigación de mercado, la mayoría de la gente considera que son las empresas las que pueden resolver el problema. Esto no significa que tengamos enemistad con el gobierno. Nosotros nos manejamos en otros tiempos y las dinámicas son diferentes.
Como industria tenemos que avanzar. Sí el gobierno se suma, bien y, si no, debemos trazar el camino. La responsabilidad radica en contar con empresas eficientes y amigables con el medio ambiente.

Categorías
AP90 Zona de Oportunidades

La Industria del Plástico en México

Aunque la Secretaría de Economía cuenta con toda la información estadística de importaciones, exportaciones y actividad económica en México, la colaboración de la iniciativa privada, a través del Consejo de Coordinación Empresarial, fue fundamental para la renegociación del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), que se firmó en 1994.
Juan Alberto Porras Brambila, presidente de la Cámara Regional de la Industria de la Transformación (Careintra) y Ricardo Ricardez Solís, consultor de ANIPAC (Asociación Nacional de Industrias del Plástico, A.C.) participaron de las decisiones relativas al sector dentro del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC, como se le conoce en México), cuya renovación, por parte de los tres países, empezó el 26 de agosto de 2017.
En los acontecimientos previos al T-MEC, los tres ejes de las propuestas electorales de Donald Trump fueron: cancelar el TLCAN; construir un muro fronterizo, que sigue vigente en las discusiones; y la reforma fiscal, ésta última ya se llevó a cabo.
De acuerdo con Juan Alberto Porras Brambila, este acontecimiento es importante porque en 24 años del TLCAN la Industria del Plástico y todas las demás, establecieron infraestructura, plantas y logística para implementar sus acuerdos comerciales. Su formalización, con fecha 30 de septiembre de 2018, es un logro que agradecen los industriales de México.
Dentro de los lineamientos que Ildefonso Guajardo, ex-secretario de Economía, delimitó para efectuar esta renegociación, destacan cuatro puntos fundamentales: 1) incrementar la competitividad de América del Norte; 2) preservar la certidumbre de los mecanismos de resolución de controversias; 3) no establecer aranceles (el nuevo tratado no tiene ningún tipo de arancel, cuota o restricción para el libre tránsito de mercancías); y 4) generar bases para que México sea un lugar atractivo para invertir.
“Nuestra función era aportar información a los negociadores para que pudieran tomar decisiones. Por ejemplo, en qué casos podrían ceder, en cuáles no y hasta dónde. Bajo este contexto, es muy importante dar difusión a la manera y estructura del tratado, ya que la incertidumbre frenó proyectos, inversiones y, en combinación con el proceso electoral federal que tuvimos, creó un ambiente de negocios muy extraño”, explicó Juan Alberto Porras Brambila en el marco de Expo Plásticos Guadalajara.

Actualización en reglas de origen

El T-MEC incorpora nuevas disciplinas para promover la transparencia en la licencia de importación y exportación. Se anula el certificado de origen para exportadores de los tres países.
Al respecto, la información del producto se podrá especificar en un documento libre o anexar en la factura comercial.
En reglas de origen se incluyen anexos en químicos, manufactura de vidrio, titanio, acero, fibra óptica, televisiones y demás enseres domésticos. Respecto a los primeros, se mantienen las reglas del TLCAN.
“Nosotros podemos traer resinas o insumos de cualquier parte del mundo. Si cambiamos el tamaño de la partícula o la pasamos por un molino, la fundimos, la mezclamos, o se le hace cualquier tipo de modificación, cumple perfectamente con las reglas de origen”, destacó el especialista.
Adicionalmente, aseguró que el sector plástico está exento o muy lejos de sufrir ante el acuerdo; sin embargo, la industria importa dos o tres veces más artículos plásticos de los que produce, hecho que se traduce como un déficit económico, pues la manufactura de plásticos crece a un 5%, mientras que la importación de artículos avanza al 10%. De conservarse esta tendencia, en 12 ó 15 años la manufactura nacional no tendrá participación de mercado.
En 1994 la negociación estableció que el valor del contenido regional de un vehículo tenía que fabricarse en América del Norte en al menos 62.5%. Esta regla se aumentó a 75% en el T-MEC y exige, específicamente, que se haga más manufactura de autos en la región.
El reto del sector es claro, un vehículo requiere de electrónica que, en la actualidad, no fabrica ninguno de los tres miembros del acuerdo.
Según indicó Juan Alberto Porras Brambila, “con esta renegociación, las ensambladoras de autos, instaladas en territorio nacional, tendrán que buscar mayores proveedores que estén en México. Esto abre una gran oportunidad a los que estamos involucrados en procesos de transformación”.
En cuanto a la vigencia, Donald Trump pretendía que en cinco años se extinguiera, pero esta incertidumbre se pudo solucionar con una duración de 16 años; en parte, por las gestiones de Ildefonso Guajardo.
La firma del T-MEC se llevó a cabo el 30 de noviembre, durante la Cumbre del G-20 en Argentina, y la obligación de los gobiernos será revisar cada seis años el documento con el objetivo de ratificarlo o no.

“Sí se valida a los seis años, el tratado se extiende por otros 16. De no ser así los gobiernos tienen la obligación de reunirse anualmente, hasta cubrir el periodo que se pactó, a fin de terminar con el acuerdo. Por último, en enero se publicará el reporte del Departamento de Comercio de Estados Unidos, lo más seguro es que entre en vigor el primero de julio de 2019”.

Categorías
AP87 Zona de Oportunidades

La ruta correcta: Mayores oportunidades a través del diseño de cadena de suministro

De acuerdo con el Inegi, México cuenta con más de cinco millones de unidades económicas registradas, 0.2% pertenecen a la categoría de empresas grandes (más de 250 empleados, dependiendo de los giros), 0.7% son medianas (de 30 a 250 empleados), y el restante 99.1%, se distribuye entre las micro y pequeñas (de entre 30 y 50 empleados).
Dados los múltiples y convincentes beneficios en temas de sustentabilidad, puede ser tentador saltar directamente al diseño de una cadena de suministro adecuada. Sin embargo, el éxito a largo plazo depende, primero, de sentar las bases correctas.
Hoy, las empresas del país tienen que evaluar las iniciativas de productividad y mejora ambiental, con lo que deben hacer sus operaciones más enfocadas a lograr productos entregados con calidad y también con economía.
Para aprovechar por completo los beneficios de una cadena de suministro, es esencial tener en cuenta las partes en las que puede influir, así como las que controla directamente.
Al comprar materias primas o componentes, hay una serie de medidas que puede tomar para reducir el impacto ambiental y otorgar mayor eficiencia al cliente,que incluyen:
• Usar proveedores locales, siempre que sea posible, para minimizar las distancias de envío
Además del costo, al evaluar proveedores debe considerse la productividad y la organización al interior. Pregunte si tienen programas implementados para reducir el desperdicio y el uso de energía, y si reciclanproductos y materiales.
Trabajar con los proveedores cercanos a sus plantas de producción puede beneficiarlo al usar menos tiempo y recursos, así como respetar el medioambiente.
• Envío y transporte
Es importante equilibrar las ventajas económicas y ecológicas del envío a granel con los impactos de tamaños de pedidos más grandes y llevar más inventario.
Analice con cuidado las prácticas de transporte. La consolidación de envíos tiene a menudo sentido económico y ecológico, pero en ciertos casos, el uso de envíos que no sean de carga completa puede tener más sentido si elimina los viajes múltiples entre almacenes.
Tome una vista panorámica para evitar que los camiones vuelvan vacíos, buscando primero movimientos internos del producto o logística inversa.
Revise la optimización de ruta con frecuencia. Los cambios en las condiciones del mercado, los costos de combustible, los patrones de tráfico y la construcción de carreteras pueden afectar los tiempos de entrega, los costos y las emisiones.
• Diseño de red de cadena de suministro
Elegir los cambios más impactantes para beneficiar tanto al medioambiente como a la línea de fondo requiere tanto una visión global como la utilización de software de modelado para evaluar escenarios alternativos de diseño de la red de suministro.
Optimice el diseño de su almacén para minimizar el espacio utilizado, la cantidad de veces que se maneja cada artículo y la distancia de viaje dentro de la instalación.
Revise el diseño de la red de modo frecuente, sobre todo si su empresa está creciendo a través de fusiones y adquisiciones. Estas actividades pueden generar instalaciones u oportunidades redundantes para reequilibrar el almacenamiento de inventario.
Use tecnología para evaluar los futuros escenarios de optimización de diseño de red.
Hay decenas de pasos que cualquier compañía puede tomar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, muchos de ellos benefician tanto a la rentabilidad como al medioambiente. Pero si bien algunas de estas tácticas pueden parecer obvias, determinar las mejores alternativas a menudo no es fácil.
Hacer tales cálculos -equilibrando impactos económicos y ambientales- debe incluir variables estandarizadas para ingresar modos de transporte, peso por unidad y distancia enviada. Si bien las iniciativas en áreas como la conservación de la energía y la reducción de desechos son cada vez más comunes, el diseño de cadena de suministro presenta un gran potencial sin explotar para mejorar el desempeño ambiental, más cuando los objetivos de sostenibilidad requieren inversión y pueden parecer en desacuerdo con los objetivos financieros tradicionales, como la reducción de costos.
La necesidad de ofrecer un servicio post-venta más competitivo, o la necesidad del retorno y recuperación de productos con el objetivo de recuperar valor y aumentar la rentabilidad de la empresa, debe apoyarse en este tipo de estrategias con herramientas tecnológicas, diseñadas expresamente para reducir riesgos de implementación y posibles desastres en el diseño de la cadena de suministro; a través de ésta se dibujará a corto plazo un camino verde hacia la sustentabilidad, acorde con las exigencias medioambientales y las regulaciones obligatorias.