Categorías
AP91 Articulo de Portada

Extrusión: Rendimiento del volumen

El proceso de Extrusión desempeña un papel muy importante en el procesamiento de polímeros y es una de las tecnologías fundamentales para la producción de compuestos y diversos productos, tales como: películas, tuberías, perfiles, láminas, partes automotrices, fibras y monofilamentos.
La tecnología de extrusión sigue dos grandes tendencias. La primera, incluye el desarrollo de una mayor eficiencia a partir de líneas de procesamiento a gran escala y, la segunda, se enfoca en la producción de artículos funcionales con propiedades especiales, como: nanocompuestos y/o mezclas de polímeros con morfología de nanoescala específica, así como el procesamiento de biopolímeros como el Ácido Poliláctico (PLA).
La extrusión es un proceso que se utiliza para crear objetos con sección transversal definida y fija. El material se funde y se empuja a través de un dado para producir alguna pieza semiacabada o terminada. Asimismo, se emplea para mezclar uno o más polímeros y aditivos para formar compuestos de plástico.

Los números del mundo

De acuerdo con un comunicado publicado por la Asociación de la Industria de Ingeniería Mecánica (VDMA, por sus siglas en inglés), se estima que el valor de la producción mundial de maquinaria es de 42 mmd (mil millones de dólares). Alemania permanece como el país número uno en exportación.
Ulrich Reifenhäuser, presidente de la Asociación de Maquinaria para Plásticos y Caucho de VDMA, expresó que se siente satisfecho porque lograron superar el pronóstico de crecimiento en un 4%.
En ventas, Estados Unidos encabeza la lista como principal importador de equipos de extrusión, seguido por China y, en tercer lugar, se posiciona México.
Durante el año 2018, el mercado global de Maquinaria para Extrusión y Compuestos fue de 12 mmd. Se espera un incremento de 18 mmd para el 2027, con crecimiento promedio de 4.7%.
Entre los factores que impulsan este mercado, destacan: el aumento de la producción de plásticos en todo el mundo, integración de Internet de las cosas (IoT), mayor adquisición de extrusoras en PyMEs (pequeñas y medianas empresas) y desarrollo en la industria de envases de alimentos y bebidas.
No obstante, las estrictas iniciativas que restringen el uso de productos plásticos, junto con la aplicación de la reglamentación sobre el empleo de maquinarias no ecológicas, podrían dificultar las oportunidades de desarrollo.
Con base en su nivel de funcionamiento, se espera que, por encima de las extrusoras de un solo husillo y tipo de pistón, las ventas de doble husillo tengan la mayor participación en el mercado.

Categorías
AP91

Ambiente Plástico No. 91

Categorías
AP91 Normalización

Y, hablando de gasolinas…

El 20 de diciembre de 2013, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la modificación en materia energética a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
En los años subsecuentes, se promulgaron nueve leyes secundarias, mientras que otras 12 se reformaron. Estamos, sin duda, ante la mayor transformación que registró el país en las últimas ocho décadas.
Al margen de las ventajas y desventajas expuestas por especialistas en la materia, es evidente que la regulación se posiciona como un tema clave para el sector. Previo a los cambios constitucionales, la Comisión Reguladora de Energía contaba con menos recursos de autonomía para ejercer las actividades establecidas en su marco técnico, lo que dificultó la labor de registro de transacciones comerciales, verificación de instalaciones y evaluación de calidad de los petrolíferos.
Dos años después se publicó la NOM-016-CRE-2016, que tiene como objeto evaluar la calidad de los petrolíferos que se comercializan en nuestro país, de esa forma cubre las diferentes etapas de su cadena de valor (producción o importación, transporte, almacenamiento, distribución y venta a consumidores finales). Sin embargo, aún persisten ciertos problemas respecto de materias importadas a través de un punto de control o aduana, incluso durante su almacenamiento y mezcla con aditivos, además del transporte y venta final, los cuales se encuentran expuestos a la contaminación.
A tenor de lo anterior, el Instituto Politécnico Nacional, como institución pública comprometida con el sector energético, desarrolló una Unidad de Caracterización y Evaluación de Hidrocarburos, cuyo objetivo es valorar la calidad de petrolíferos conforme a la NOM-016-CRE-2016.
Asimismo, busca asesorar en la preparación, mezcla y/o aditivación de combustibles, capacitar recurso humano y, finalmente, alcanzar el nombramiento de laboratorio nacional. De esta manera cumple con el propósito de ser un árbitro imparcial, capaz de apoyar en la solución de problemas que aquejan al sector.
Sin duda son tiempos en los que el gobierno federal debe buscar el apoyo de las instituciones públicas y privadas que, desde su creación, aportan un valor agregado, además, son leales a sus principios y convicciones.

Categorías
AP91 Industria 4.0 Tecnología

Abundancia desintegrada: Ecuaciones que rigen los procesos productivos

Cuando comparamos la adopción tecnológica en manufactura, Brasil, a diferencia de México, destaca por la automatización que la inteligencia artificial (IA) ofrece a sus procesos productivos industriales. Estos cambios impactan, específicamente, en el cliente. Con dicha innovación, se logra una experiencia más personalizada.
Los países que buscan ser parte de la transformación aprenden de las tendencias globales. Sin embargo, el ciclo Industria 4.0. sólo puede completarse en colaboración entre sociedad y gobiernos, y entre los distintos sectores a nivel empresarial.
Bajo ese contexto, la educación es un tema clave. En función de fortalecer las actividades económicas, se debe atender, particularmente, la capacitación de padres y maestros, los dos grandes pilares de la sociedad.
Como enfatiza Adriana Torres, directora general de TCS, las multinacionales encuentran marcadas diferencias entre un joven ingeniero hindú y un mexicano recién egresado de la facultad. El primero, completa, en seis horas, la manufactura de un producto, mientras que, el segundo, lo hace en tres días.
De acuerdo con nuestra entrevistada, el perfil destacado entre uno y otro profesional, más que un tema de coeficiente intelectual (IQ), se relaciona, directamente, con la educación, puesto que en la India enseñan, desde primaria, matemáticas avanzada y lenguaje de programación.
En consecuencia, y a fin de potenciar el desarrollo social y económico en nuestro país, el método tradicional educativo se debe atender con innovación.

¿El triunfo de la IA?

En el mundo convivirán doctores y robots. La colaboración entre ambos permitirá un trabajo más preciso. Para ajustarse a las nuevas condiciones del mercado, se debe promover el desarrollo de universidades multidisciplinarias.
Que el robot desplace al ser humano es un mito. Las compañías deben ofrecer al personal entrenamiento para nuevas operaciones. Especulaciones como ésas también se propagaron durante la primera Revolución Industrial. Se creía que el vapor, o en su defecto, el ferrocarril, sustituiría al capital humano”.
Adicionalmente, destacó que en México los retos no son empresariales, propiamente dichos, sino de carácter académico. Además, “mientras no se cambie la manera de operar en el país no habrá transformación”.
Si bien es cierto que la tecnología puede generar problemas sociales de importancia mundial, no es una herramienta con sistema de perfil avanzado que funcione por sí misma. Al final, sus tareas y actividades, las decide el ser humano.

Transición en la logística

Las industrias migran de robots mecánicos a robots con IA. Seguros, bancos y retail se suman también a la transformación. El propósito de éste último sector es competir contra multinacionales, como Amazon y Mercado Libre, entre otras, que sin contar con activos, comercializan a gran escala.
En la actualidad, las compañías pueden expandir sus alcances de distribución y monitorear la carga en tiempo real, puesto que con IA es posible interconectar el ecosistema que compone toda la cadena de suministro.

Categorías
AP91 Tecnología

Resistencia al fuego

El mercado de los materiales poliméricos, reforzados con fibra, se extiende en un amplio abanico de aplicaciones y sectores: aeroespacial, automotriz, ferroviario, eólico, electrónico, entre otros.
Su propiedad principal es la matriz polimérica homogénea, mientras que su función es transferir las cargas a las fibras y protegerlas de la abrasión mecánica y del ataque ambiental. Debido a su facilidad de procesado, la mayor parte son resinas termoestables (60-65%).1 Por otro lado, los refuerzos son fibras de vidrio (GF), carbono, aramida o naturales, como el lino, yute y cáñamo.
Entre sus características principales se encuentran:

  • Alta rigidez, resistencia y tenacidad comparable con aleaciones metálicas.
  • Pueden ser anisotrópicos.
  • Resisten a la corrosión, lo que supone menor costo de mantenimiento.

A pesar de las ventajas que ofrecen, uno de los retos es su comportamiento ante las elevadas temperaturas, las cuales ocasionan descomposición química o pirólisis.
El proceso de inflamabilidad consta de cinco etapas: calentamiento, descomposición, ignición, combustión y propagación.
Las estrategias para mejorar la capacidad de un compuesto o «composite» frente al fuego se relacionan con la interrupción del proceso de combustión en una o más de sus etapas, con objeto de inhibir la ignición, reducir la velocidad de quema y/o cambiar el mecanismo.
Así, el principal objetivo es excluir uno de los tres componentes requeridos: 1) la sustancia combustible (composite), 2) el calor suministrado o el proceso de combustión y 3) el gas oxidante (principalmente oxígeno).2
En la práctica, esto se puede conseguir aditiva o reactivamente. La primera es la manera más sencilla y económica de aportarle retardancia a la flama. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este método supone inconvenientes como compatibilidad y la posible pérdida de propiedades mecánicas.

Desarrollos actuales

También conocido como ignífugo, se trata de un aditivo capaz de modificar, reducir, retrasar o incluso eliminar el proceso de combustión. Se emplean más los elementos a base de compuestos minerales, halogenados, fósforo, nitrógeno, silicio y las partículas nanométricas.
Actualmente se usan en sistemas que contienen diferentes componentes. De esta manera se consigue un efecto sinérgico que mejora las propiedades de los materiales.
Otra forma de obtener resultados son los llamados sistemas intumescentes. Se basan en la formación de una capa voluminosa y aislante que actúa como protección a través de la carbonización y del espumado simultáneo en un gran número de polímeros como Poliamidas, Poliésteres, Poliolefinas, Epoxi y Estirénicos. También son un ejemplo del efecto sinérgico mediante la combinación de distintos Retardantes a la flama (FRs, por sus siglas en inglés).3, 4
De entre todos, el que posee mejores propiedades se obtiene con los aditivos halogenados. Sin embargo, las nuevas directivas medioambientales como las de REACH, WEEE y RoHS, restringen su uso.
Dentro de los ignífugos no halogenados, el trihidrato de aluminio (ATH o Al(OH)3) es el más famoso, y junto con otros hidróxidos metálicos suponen casi la mitad en peso. Se prevé registren uno de los crecimientos más rápidos del mercado. Además, otros FRs como la melamina imitarán sus pasos.5

Nuevas tendencias

A pesar de los esfuerzos por el desarrollo de aditivos ignífugos no halogenados, la mayor parte proviene de fuentes no renovables. Sin embargo, la actual demanda de materias primas renovables aumenta la tendencia en investigación y desarrollo de procesos alternos.
Aimplas participa en diversas iniciativas para mejorar la resistencia al fuego en polímeros. En el proyecto KARMA20206 se llevan a cabo modificaciones químicas de queratina, proveniente de residuos de plumas de la industria avícola, con lignina, amina y fosfatos. El instituto se involucra en el escalado y aplicación en recubrimientos de PUR, textiles y composites.
Por otro lado, el programa DAFIA7 investiga rutas de conversión de residuos sólidos municipales y marinos, que provienen de industrias del procesado del pescado. Además, analiza el lignosulfonato, de la industria del papel, éste contiene fósforo y nitrógeno. Todos cumplen con la normativa para el sector electrónico y de automoción.

Categorías
AP91

Industria libre de polvo

Es común escuchar sobre regulaciones en la Industria del Plástico: “libre de metales pesados”, “libre de fenol”, etc. Existen para cuidar la salud del consumidor, pero, ¿qué hace el sector para atender la salud de sus trabajadores?
Una de las regulaciones más significativas es la “Industria libre de polvo”. Si no se tiene control en lo que arrojan las máquinas durante sus actividades, se produce un factor de riesgo que desencadena daños materiales, operativos y humanos.
Es necesario mantener a los operadores lejos del contacto de polvos libres en el ambiente, que ocasionan, entre otras cosas, complicaciones físicas (principalmente respiratorias). El desecho se concentra en forma de nieblas o humos, desgasta las máquinas en un corto plazo y origina tiempos muertos por cambio de máquina, reinstalación y de personal; además de tratarse de un tema de seguridad, se traduce en costos.
A partir de esto surge la necesidad de reducir las emisiones para proteger el ambiente a nivel planta y la salud de los colaboradores, se busca disminuir las pérdidas de producto y mantener el estándar de producción acelerado que demanda la industria actual.

De la mano con la industria

Los estearatos metálicos son sales de un ácido graso, y éstos se emplean en la Industria del Plástico por su alto rendimiento, buenas propiedades de lubricación interna y externa, son excelentes agentes desmoldantes y neutralizadores de ácidos.
Los estearatos de calcio y zinc tienen amplia demanda en los polímeros. Usualmente son muy ligeros y de fácil flujo, por lo que sus características llegan a ser un factor de riesgo.
Ante la preocupación de la industria por mitigar la situación, Valtris Specialty Chemicals, uno de los líderes en la fabricación de aditivos para la industria del PVC y otros polímeros a nivel global, desarrolló estearatos metálicos “dust free” que se encuentran en forma granular, pellets u hojuelas, y se pueden agregar fácilmente al equipo de procesamiento de plásticos, minimizan el riesgo a la salud de los trabajadores y mejoran la productividad de la maquinaria a nivel de planta.
Gracias a la asociación con el distribuidor de especialidades químicas, Charlotte Chemical Internacional, ya se encuentran en el mercado mexicano.

Enfoque de satisfacción

Desde su fundación Charlotte Chemical es un referente en la proveeduría, gracias a su amplia variedad de especialidades y al apoyo técnico que dedica a sus clientes, que va desde la recomendación, hasta la elaboración de pruebas en laboratorio.
Su objetivo es proporcionar valor agregado al producto final. Además, cuenta con una experiencia logística incomparable y certificaciones en materia de medio ambiente como lo es Responsabilidad Integral. Por último, sus valores lo posicionan en un lugar privilegiado en el mercado.
La Industria del Plástico tiene el compromiso de renovarse y demostrar al consumidor que se preocupa por el medio ambiente y la salud. Ante este panorama se deben hacer cambios, que posibiliten que el plástico sea el mejor aliado en el día a día.

Categorías
AP91

Autos con más estilo

Las áreas metropolitanas o megaciudades, como se les conoce actualmente, tienen que enfrentar los retos de la sobrepoblación, tales como: abastecimiento, gestión de residuos sólidos, contaminación atmosférica, demanda de transporte público y cobertura del servicio.
Ante este panorama, vehículos eléctricos e inteligencia artificial (IA) se posicionan en el mercado como las mejores soluciones, puesto que evitan accidentes y trazan las mejores rutas en carretera.
Como bien afirma Jorge Vázquez, director del Centro de Investigación y Desarrollo en Continental México, debido a que los usuarios se desplazan de manera individual en autos para cuatro personas, en los próximos años las armadoras enfocarán sus procesos de negocio en el diseño y manufactura de vehículos pequeños, de un solo lugar.
Sobre este punto, es oportuno señalar que, en la próxima década, la transformación más importante en el sector será la sustitución del combustible fósil por fuentes de energía alternativas.

Cambio de rutina

Los nuevos modelos de negocio evolucionaron. Hoy en día, no es importante contar con auto propio. De acuerdo con el directivo, los desafíos en el sector convergen en la falta de estacionamiento y en el precio elevado de los terrenos.
En entrevista para Ambiente Plástico, aseguró que, en zonas con más de 10 millones de habitantes, un garaje en casa, representa gasto y mal uso del suelo, dado que el vehículo se estacionará en un 90% de su vida útil, ahí.
Moverse de forma compartida o con medios de transporte ecológicos es una tendencia que crece entre los jóvenes. Por una parte, se minimiza la contaminación ambiental con servicio a particulares, como es el caso de Uber. Por otra, incrementa el uso de bicicletas y scooters eléctricos.

Predicciones

En manufactura la automatización destaca como elemento clave; sin embargo, no existe el auto 100% eléctrico y con IA. Según refiere Jorge Vázquez, esos avances en la industria estarán disponibles hasta el año 2030.
Con respecto a lo anterior, el especialista puntualizó que la transformación en el mercado será disruptiva. “El usuario no tendrá que interactuar más con el vehículo. No necesitará de volante o tomar clases de manejo. Con esa independencia de movilidad, el dueño podría, incluso, establecer una oficina al interior del coche”.
Es importante mencionar que los países más activos en innovación son Estados Unidos, Japón, China y, otros más, del continente Europeo.
Pero, ¿qué pasará con los automóviles viejos? Las nuevas tecnologías moverán, en efecto, los intereses del mercado. A fin de propiciar orden en una ciudad interconectada, los vehículos de generaciones pasadas tendrán que adaptarse con los nuevos sistemas operativos.

Cautela por incertidumbre local

En la 20ª Encuesta Global de Directivos Automotrices 2019, realizada por KPMG International, los ejecutivos señalaron que la conectividad y digitalización es la tendencia número uno en la industria. Al respecto, Albrecht Ysenburg, socio líder de KPMG-México, asegura que los fabricantes de equipos originales (OEM, por sus siglas en inglés) pronto se enfrentarán a las difíciles condiciones del mercado.
De acuerdo con el directivo, el T-MEC y el cambio de gobierno generaron un contexto de incertidumbre. Como resultado, las ventas de automóviles mostraron una caída del 7%, es decir, 1.5 millones de unidades en 2018 respecto a 1.4 del año anterior. Por su parte, la producción nacional se mantuvo estable con 3.9 millones y, en materia de exportaciones, reportó un incremento del 6% en comparación con el 2017.

Categorías
AP91 Regional

Sácale jugo al molde

En 2018, de acuerdo con Alberto Del Campo, director del Consejo de la Asociación Mexicana de Manufactura de Moldes y Troqueles (AMMMT), nuestro país ocupó el séptimo lugar en producción de autos y el cuarto en exportación. Como bien refiere, la industria aeroespacial registró 300 empresas, el primer lugar en electrónica y el sexto a nivel global.
Hay que tomar en cuenta que el 90% de las principales marcas transnacionales manufacturan en México, hecho que fortalece la cadena de valor de proveedores, maquinaria, mano de obra calificada e infraestructura. Queda claro que, por las características y disponibilidad de productos en el mercado, se puede atender exitosamente la demanda nacional.
Durante el taller técnico “Perspectivas de la Industria de Moldes y Troqueles en México”, en el marco de Expo Plásticos Guadalajara 2018, el directivo informó, respecto al tema de importaciones, que tan sólo en 2017 fueron 600 mdd para inyección de aluminio, 1,700 millones en moldes de plástico, 700 millones en troqueles y 2 mil millones en componentes. En total, la industria ascendió a 5 mil mdd.
En este punto, cabe aclarar que entre el 90% y 95% del valor de moldes y troqueles en México son importados y se estima que el 20% (más de mil mdd por año) del valor de un herramental se destina a mantenimiento, es decir, cambios de ingeniería, componentes, reparaciones, etc.
Por su parte, el nuevo Acuerdo de Libre Comercio (T-MEC) demanda mayor contenido regional; de 62.5% a 75% en vehículos terminados. Bajo ese contexto, las empresas de manufactura buscan disminuir los costos que no producen valor agregado, como: transporte y logística, cuotas de importación, envase y embalaje, entre otros.
En este sentido, los fabricantes de equipamiento original (OEM) exigen en sus Tier 1 y 2 menores tiempos de entrega. Mientras que los clientes solicitan a sus proveedores que cuenten con apoyo local para poder ofrecer garantías, reparaciones y ajustes.

Tendencia de manufactura local

Las compañías extranjeras en México crecen y cada vez integran a sus procesos a más proveedores nacionales por temas de diseño, reparaciones y mantenimiento. Alberto Del Campo indicó, por un lado, que para 2020 la producción en valor de partes aeroespaciales será de 12 mil bdd. Por otro, el de autopartes alcanzará los 93 mil billones en 2021 y, para 2025, la producción de autos tendrá un valor de más de 5 millones.
La oportunidad para manufactura local es grande. La capacidad actual es de más de 235 talleres/empresas de maquinados, tres decenas de compañías extranjeras establecidas en el último lustro, 175 mdd en ventas domésticas en 2017 y 103 firmas auditadas por la AMMMT.
Los retos que las empresas deben enfrentar, según datos obtenidos a través de la auditoría, fueron: personal calificado, eficiencia, implementación de nuevas tecnologías, mejoras en el servicio, velocidad y cumplimiento.
Además, se identificaron problemáticas de mercado, como: falta de conocimiento y poco tiempo para el desarrollo de talleres locales, nulo financiamiento competitivo para maquinaria, resistencia de Tiers locales a cambiar de proveedor y manejo de empresas familiares poco corporativas.
 

Categorías
AP91 Sostenibilidad Zona de Oportunidades

La revolución apenas comienza

En los últimos años, los residuos plásticos incrementaron más que los desperdicios de construcción u orgánicos. Ante este panorama, especialistas de todo el mundo ofrecen soluciones que van desde el reciclaje, hasta la revalorización energética, sin dejar atrás la biodegradación, las iniciativas globales y las campañas de responsabilidad social.
De entrada, hay que tomar en cuenta que todos los materiales se degradan. La diferencia radica en que el desgaste de algunos sí se nota a simple vista, mientras que en otros demora, incluso miles de años.
El material no desaparece de repente. Es el resultado de distintos fenómenos simultáneos: entre otros, la radiación solar, la humedad, la presencia, o no, de microorganismos. Una roca, por ejemplo, tardará más en desaparecer que una hoja de papel.
De acuerdo con Alethia Vázquez, investigadora de la UAM, los plásticos se degradan, generalmente, por radiación solar, de modo que, para preservar los envases se agregan aditivos. Estos materiales también se modifican por efectos químicos y de temperatura, por mecánica o por intervención de microorganismos, como: hongos, bacterias y virus.
Adicionalmente, existen los plásticos fotodegradables, oxodegradables y biodegradables. Éste último se desintegra en un proceso de composteo, donde los microorganismos encuentran las mejores condiciones para transformar el material.
Los productos a base plantas, petróleo o gas natural que aplican a dicho procedimiento, se diseñaron para biodegradarse durante cierto número de días a temperaturas de 50 ó 60 grados. Por lo cual, contrario a lo que muchos consideran, no se pueden tratar en una tina casera.

Mitos y realidades

Respecto de los plásticos degradables, biodegradables y compostables, existe, entre los gobiernos y la sociedad civil, un sinfín de mitos. Como enfatiza Alethia Vázquez, son siete los que tienen mayor presencia a nivel global:
1) Degradable, biodegradable o compostable son sinónimos.
Todos los materiales se degradan. Unos antes que otros. El desgaste es un proceso natural. Los materiales biodegradables, por su parte, fueron diseñados para desintegrarse a cierta temperatura, en tiempos específicos y bajo composteo como fase de descomposición acelerada.
2) Los residuos orgánicos se degradan rápidamente.
El papel es, en efecto, un producto biodegradable, sin embargo, el libro más antiguo, libre de microorganismos, permanece, a la fecha, intacto.
3) El plástico tarda 500 años en degradarse.
No hay un solo estudio que arroje este dato. En realidad, el tiempo de degradación depende del lugar y del polímero.
4) Los materiales que se obtienen de las plantas son biodegradables.
No necesariamente. Para producir Biopolietileno se puede emplear etanol. Este producto es resistente y poco degradable como el Polietileno. No hay diferencia química entre un producto y otro. La biodegradabilidad dependerá de su estructura química.
6) Asumir que todas las personas son capaces de distinguir un plástico biodegradable de otro que no lo es.
Hacer esa distinción es fácil con algunos residuos. Esa es una de las ventajas del PET (Polietilén Tereftalato).
7) Los plásticos biodegradables se degradarán en cualquier lugar.
Los beneficios sólo se obtienen a través de la composta, es decir, bajo condiciones ambientales específicas.

Categorías
AP91 Zona de Oportunidades

Los tuyos, los míos y… ¿los plásticos?: Estrategia para reducir residuos

Según estudios demográficos, para 2050 seremos 9 mil millones de personas en el planeta. Factores como el bienestar, la salud y una mejor calidad de vida, contribuyen al crecimiento poblacional.
En este sentido, ¿cuál es el reto más importante que tenemos como humanidad? Juan Carlos Camargo, subdirector de responsabilidad y sustentabilidad corporativa en Walmart de México y Centroamérica, asegura que, como humanidad, la respuesta es sobrevivir al éxito.
Si bien el sistema económico actual se basa en la extracción de materias primas que, posteriormente, se transforman en productos y luego se convierten en desechos, el reto es preservar esos recursos finitos para lograr que, en unos años, los habitantes del mundo puedan sostenerse.
De acuerdo con el directivo, utilizamos a diario materiales para diferentes actividades y ni la mitad de éstos se recupera. El escenario se complica tras la dependencia al petróleo y la dificultad de extracción. Ante este panorama, la idea es tener en la industria una economía regeneradora de los sistemas naturales.

No tendrá éxito quien pretenda erradicar el uso de polímeros

La economía circular es uno de los términos de moda. El concepto es inteligente, sensato, y tiene como principio un sistema que aprovecha los recursos de manera eficiente.
En una actividad de negocios, se basa en tres puntos claves: eliminar residuos y contaminación desde la concepción del producto; mantener los materiales en uso permanente; y regenerar los sistemas naturales, puesto que la naturaleza no cuenta con la capacidad de asimilar la cantidad de residuos sólidos.
Como enfatiza Juan Carlos Camargo, son importantes los ciclos biológicos y tecnológicos para poder planear las estrategias adecuadas y aprovechar mejor los materiales poliméricos. Al respecto, el especialista recomienda rediseñar los procesos para cumplir con la circularidad, es decir, envases y embalajes de más de un solo uso, elementos renovables que no tienen que ser, precisamente, de origen natural, sino productos reciclables.
Cabe destacar que la economía circular va desde la renta de equipos (duraderos, como línea blanca) hasta la ropa que la moda impulsa en el mercado. El streaming –desmaterialización de un sector económico–, es otro ejemplo.
Recientemente, Walmart firmó la Declaración Global sobre el Plástico. El tema es emplear el material de forma más eficiente. La compañía busca trabajar con proveedores, conocer a fondo los productos que exhibe en anaquel, así como las características de los envases disponibles.

El curioso caso de los Stand Up Pouches (SUPs)

El Polietileno flexible con el que se fabrican los SUPs está dentro del rango de lo sostenible, pero ¿cuánto del material se recicla? A decir de Juan Carlos Camargo, el reciclaje es bajo, debido a que, por las características flexibles del producto, se dificulta su recolección.
Contrario con lo que ocurre en el acopio de envases rígidos, los pepenadores deben esforzarse para reunir un kilogramo. Otro aspecto a considerar es el tema del procesamiento. Las bondades de los SUPs son extensas, sin embargo, el país no cuenta con infraestructura necesaria para aprovechar el material.
Para el reciclaje de los envases el cliente juega un papel importante. Las marcas deben trabajar junto con el consumidor para que estos últimos conozcan qué materiales se pueden reciclar y bajo qué condiciones son biodegradables.
En este aspecto, Juan Carlos Camargo responde, de manera puntual, preguntas que amplían el terreno del desarrollo sostenible y sus efectos en los ámbitos: social, político y económico.

¿Cuánto está dispuesto a pagar el consumidor por un producto que representa un menor impacto ambiental?

Aunque suene cruel, los clientes no están dispuestos a invertir un peso adicional por un producto que tenga cierto atributo a favor del medio ambiente. En teoría, lo que esperan es que nosotros hagamos la tarea, porque, desde su punto de vista, nos corresponde.
A nivel global podemos encontrar estudios de empresas muy prestigiosas que aseguran que el consumidor mexicano está dispuesto a pagar ese sobreprecio, pero es mentira. Los resultados son notorios cuando el usuario llega a caja y al corroborar los precios deja el producto.

¿En dónde pone la atención el cliente?

En sus seres queridos, específicamente. Que el dinero alcance para cubrir las necesidades básicas.
Sobre el marco legal en materia de sostenibilidad, ¿debe el sector productivo implementar nuevas prácticas antes de que el gobierno tome la iniciativa?
100% de acuerdo. De hecho, en investigación de mercado, la mayoría de la gente considera que son las empresas las que pueden resolver el problema. Esto no significa que tengamos enemistad con el gobierno. Nosotros nos manejamos en otros tiempos y las dinámicas son diferentes.
Como industria tenemos que avanzar. Sí el gobierno se suma, bien y, si no, debemos trazar el camino. La responsabilidad radica en contar con empresas eficientes y amigables con el medio ambiente.