Categorías
AP87 Sostenibilidad

Tenis con propósito

El respeto medioambiental empuja a la fabricación de calzado innovador

Cada vez con más frecuencia, numerosas compañías de distinta índole se suman a las tareas encaminadas a beneficiar al medioambiente y, con ello, trascender en la sociedad de manera responsable.
Una de las firmas más representativas del deporte en el mundo destaca en este cúmulo de casos.
Como parte del compromiso de 30 años que formuló Nike con la sustentabilidad integral, ahora 75% de toda la ropa y el calzado que fabrica contienen algún tipo de material reciclado.
Hilos, suelas y canchas de basquetbol…, son unos cuantos ejemplos de los muchos que está creando la compañía al transformar botellas de plástico y fabricar nuevos materiales a partir de residuos y productos usados, como el Nike Grind.
Los materiales de Nike Grind nacen del deseo de no desperdiciar nada y son creados pensando en los atletas y la sustentabilidad. Se crean a partir de los materiales de fabricación excedentes reciclados y el calzado deportivo.
Las mezclas de hule, espuma, fibra, cuero y textiles se separan y muelen en una amplia gama de gránulos. Diferentes materiales se incorporan en productos de rendimiento que van desde nuevo calzado y ropa, hasta superficies deportivas y de juego.
En ese sentido, uno de los productos más icónicos y sustentables de la compañía norteamericana es Air.
La tecnología consiste en aire comprimido (nitrógeno) dentro de una bolsa tan resistente como flexible (llamada unidad Nike Air) que se encuentra en la entresuela debajo del talón, del antepié o de ambos, para una sensación de estar caminando o corriendo sobre aire. Los límites de esta tecnología ahora se extienden con materiales más sustentables, diseños computarizados y avanzadas técnicas de producción.
El objetivo es hacerlo más ligero y fuerte, además de minimizar el impacto de Nike al usar más materiales reciclados.
El proceso de fabricación inicia con la termoformación de una lámina de Poliuretano Termoplástico (TPU) que se realiza con dos hojas de éste en una máquina de termoformado. Después, con calentadores, recorren las láminas de plástico. Cuando las hojas alcanzan la temperatura deseada, los moldes las prensan para unirlas.
Estos moldes se utilizan para crear la forma de las suelas de aire de los zapatos deportivos, que se recortan después a la forma correcta y se inflan con gas de nitrógeno para, en seguida, ser inspeccionadas para su envío a las fábricas de calzado de la firma.
Es ahí que la organización contribuye a la sustentabilidad, ya que puede rescatar más del 90% del exceso de material descartado, el cual se volverá a moler y se convertirá en una nueva lámina para comenzar de nueva cuenta, incluso, el proceso de coloración para las suelas permite que 99% del agua con colorante se recicle.
Actualmente, todas las innovaciones de la suela, diseñadas desde 2008, están compuestas por al menos 50% de residuos de producción reciclados.
En la actualidad, las instalaciones de Nike Air Manufacturing Innovation desvían más del 95% de los residuos de fabricación de los basureros -23 toneladas de materiales- sólo desde mayo 2016 a 2017.
Por ejemplo, de uno de sus modelos, la nueva cápsula de aire cuenta con uno de los sistemas de acolchonamiento más grandes, altos y visibles, elaborada con 70% de residuos de producción reciclados.
La suela Air, del modelo VaporMax, contiene más de un 75% de material reciclado, lo que permite que se elimine la necesidad de una entresuela de espuma.

Categorías
AP87 Regional

Con aroma de plástico: El país sudamericano muestra sus fortalezas para atraer inversiones

Claros indicadores de su crecimiento impulsan la presencia mexicana

Colombia, con su característico olor a café y vallenato, es un país que produce aproximadamente 1.3 millones de toneladas de plástico anuales, por lo que se vuelve estratégico para México como una zona hacia la cual voltear la mirada para invertir en él.
De acuerdo a Procolombia, este país es atractivo ya que existen diversas industrias que demandan materiales poliméricos, como la del Envase, Construcción y Agricultura, en la que se destaca la primera por ser la que más requiere de la transformación del plástico y que representa alrededor del 50% de todos los plásticos que se consumen en el país de los mil ritmos, como se le ha dado en llamar.
Daniel Mitchel, presidente de Asoplásticos, extiende la visión positiva de su país al declarar que los plásticos son un muy buen termómetro de cómo va la economía de Colombia, debido a que “se trata de productos transversales a las diferentes actividades de un país. Se les encuentra desde los envases hasta en materiales de construcción”.
La expansión de la Industria del Plástico ha crecido un 8% anual y su manufactura en su totalidad aporta el 10% en el Producto Interno Bruto, lo que significa una destacada oportunidad con este país con el que México tiene un Tratado de Libre Comercio, en donde sobresalen los polímeros de Propileno como uno de los principales productos exportados desde Colombia a México.
Además del tratado que mantiene Colombia con nuestro país, cuenta con 13 acuerdos comerciales y tiene un arancel del 0% para la exportación de envases hacia Estados Unidos, Brasil, México, Chile, Ecuador y Perú; por lo que el Sector del Plástico cuenta con resinas e insumos a tasas preferenciales.
Un factor que soporta su crecimiento en esta industria lo conforma su ubicación geográfica, ya que, a través de este país, muchas empresas abastecen mercados en países cercanos, como los anteriormente mencionados.
La eficiencia de sus provincias, que a diferencia de la mayoría de los países de Latinoamérica, sólo cuentan con dos ciudades importantes en las que se concentra la inversión, Colombia posee más polos, como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla y Armenia, lo que permite la ubicación de industrias exitosas en plásticos, textil, farmacéutica, cosméticos y belleza. En Cartagena se destaca el clúster petroquímico, por la operación de la Refinería de Cartagena que también favorece el desarrollo de la Industria del Plástico.
Si bien el año 2017 no fue el más redondo para su economía, las empresas que producen artículos de plástico crecieron 1.9%, la petroquímica subió un 4.9%, la química incrementó un 1.2% y la industria del hule tuvo un incremento del 9.4%. Un caso representativo es la empresa Esenttia, 100% colombiana y dedicada a la producción y comercialización de materias primas para la Industria del Plástico, como Polipropileno (PP), Polietileno (PE) y Masterbatch.
La Embajadora de Colombia en México, Patricia Cárdenas, expresó hace poco, en el Seminario de Oportunidades de Inversión en Colombia: “Somos socios importantes de México, quien es el primer inversor latinoamericano y el tercero a nivel global, después de España y Estados Unidos”.
Nuestro país es el cuarto destino de sus exportaciones no mineras, su tercer socio comercial y el quinto del que llegan turistas. El acuerdo de paz que mantienen desde el año 2017 representa para Colombia: “un momento histórico, en el cual se generan oportunidades para todos, tanto para colombianos como para extranjeros”, subrayó la diplomática.
Derivado de esta firma, la inversión de México en Colombia sumó los 4,714 millones de dólares, entre el 2000 y el 2016, lo que podría incrementarse aún más.
Procolombia informó que hay, por lo menos, 45 proyectos de inversión de capital mexicano, en las que destacan firmas como Cemex, Bimbo, Mexichem, Deacero, Proteak Tres, FEMSA.
Esos son algunos de los nombres de firmas que han invertido en Colombia en la última década. También destacan Polímeros y Derivados, empresa de plásticos de origen mexicano asentada en Bogotá y LDM Plásticos, que comercializa materiales y equipos para la transformación del plástico, también establecida en la capital colombiana.

Categorías
AP87 Zona de Oportunidades

La ruta correcta: Mayores oportunidades a través del diseño de cadena de suministro

De acuerdo con el Inegi, México cuenta con más de cinco millones de unidades económicas registradas, 0.2% pertenecen a la categoría de empresas grandes (más de 250 empleados, dependiendo de los giros), 0.7% son medianas (de 30 a 250 empleados), y el restante 99.1%, se distribuye entre las micro y pequeñas (de entre 30 y 50 empleados).
Dados los múltiples y convincentes beneficios en temas de sustentabilidad, puede ser tentador saltar directamente al diseño de una cadena de suministro adecuada. Sin embargo, el éxito a largo plazo depende, primero, de sentar las bases correctas.
Hoy, las empresas del país tienen que evaluar las iniciativas de productividad y mejora ambiental, con lo que deben hacer sus operaciones más enfocadas a lograr productos entregados con calidad y también con economía.
Para aprovechar por completo los beneficios de una cadena de suministro, es esencial tener en cuenta las partes en las que puede influir, así como las que controla directamente.
Al comprar materias primas o componentes, hay una serie de medidas que puede tomar para reducir el impacto ambiental y otorgar mayor eficiencia al cliente,que incluyen:
• Usar proveedores locales, siempre que sea posible, para minimizar las distancias de envío
Además del costo, al evaluar proveedores debe considerse la productividad y la organización al interior. Pregunte si tienen programas implementados para reducir el desperdicio y el uso de energía, y si reciclanproductos y materiales.
Trabajar con los proveedores cercanos a sus plantas de producción puede beneficiarlo al usar menos tiempo y recursos, así como respetar el medioambiente.
• Envío y transporte
Es importante equilibrar las ventajas económicas y ecológicas del envío a granel con los impactos de tamaños de pedidos más grandes y llevar más inventario.
Analice con cuidado las prácticas de transporte. La consolidación de envíos tiene a menudo sentido económico y ecológico, pero en ciertos casos, el uso de envíos que no sean de carga completa puede tener más sentido si elimina los viajes múltiples entre almacenes.
Tome una vista panorámica para evitar que los camiones vuelvan vacíos, buscando primero movimientos internos del producto o logística inversa.
Revise la optimización de ruta con frecuencia. Los cambios en las condiciones del mercado, los costos de combustible, los patrones de tráfico y la construcción de carreteras pueden afectar los tiempos de entrega, los costos y las emisiones.
• Diseño de red de cadena de suministro
Elegir los cambios más impactantes para beneficiar tanto al medioambiente como a la línea de fondo requiere tanto una visión global como la utilización de software de modelado para evaluar escenarios alternativos de diseño de la red de suministro.
Optimice el diseño de su almacén para minimizar el espacio utilizado, la cantidad de veces que se maneja cada artículo y la distancia de viaje dentro de la instalación.
Revise el diseño de la red de modo frecuente, sobre todo si su empresa está creciendo a través de fusiones y adquisiciones. Estas actividades pueden generar instalaciones u oportunidades redundantes para reequilibrar el almacenamiento de inventario.
Use tecnología para evaluar los futuros escenarios de optimización de diseño de red.
Hay decenas de pasos que cualquier compañía puede tomar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, muchos de ellos benefician tanto a la rentabilidad como al medioambiente. Pero si bien algunas de estas tácticas pueden parecer obvias, determinar las mejores alternativas a menudo no es fácil.
Hacer tales cálculos -equilibrando impactos económicos y ambientales- debe incluir variables estandarizadas para ingresar modos de transporte, peso por unidad y distancia enviada. Si bien las iniciativas en áreas como la conservación de la energía y la reducción de desechos son cada vez más comunes, el diseño de cadena de suministro presenta un gran potencial sin explotar para mejorar el desempeño ambiental, más cuando los objetivos de sostenibilidad requieren inversión y pueden parecer en desacuerdo con los objetivos financieros tradicionales, como la reducción de costos.
La necesidad de ofrecer un servicio post-venta más competitivo, o la necesidad del retorno y recuperación de productos con el objetivo de recuperar valor y aumentar la rentabilidad de la empresa, debe apoyarse en este tipo de estrategias con herramientas tecnológicas, diseñadas expresamente para reducir riesgos de implementación y posibles desastres en el diseño de la cadena de suministro; a través de ésta se dibujará a corto plazo un camino verde hacia la sustentabilidad, acorde con las exigencias medioambientales y las regulaciones obligatorias.

Categorías
AP87

¿Cómo nos va a ir en el mercado?

IHS Markit hace una reflexión sobre el comportamiento de las poliolefinas al cumplirse el primer cuatrimestre del año.

Diversos elementos tienen relevancia en los cambios de la producción de materias primas.
El comportamiento del mercado de poliolefinas en Norteamérica continúa siendo difícil de predecir, sobre todo en un momento en que la primera ronda de expansión de capacidad de Etileno y Polietileno (PE) ya está activa. Sin embargo, el mercado realmente no ha visto los cambios que se esperarían con este tipo de aumento en producción.
Del lado del Polipropileno (PP) tampoco se han cumplido las expectativas que acompañaban la expansión de Monómero de Propileno que se acaba de completar hace unos meses. En medio de estas circunstancias, es importante analizar la causa de las recientes tendencias de estos mercados y, por consiguiente, considerar nuevas posibilidades en el comportamiento de oferta, demanda y precios, a corto plazo.
En el mercado de Polietileno (PE), el inicio del año ha sido un poco frustrante para compradores que han esperado mayor disponibilidad de producto y precios más competitivos como resultado de las 3.2 millones de toneladas nuevas de capacidad que fueron instaladas en Estados Unidos desde el cuarto trimestre del año pasado.
Al contrario, el año 2018 inició con dificultades para encontrar varios tipos de PE y precios altos—una situación difícil de comprender dadas las circunstancias-. Lo que no era tan obvio para algunos participantes de mercado, era que muchas de las plantas nuevas de Estados Unidos tuvieron sus propios obstáculos que superar al arrancar operaciones y, similar a lo ocurrido en la planta de Braskem-Idesa en México, se necesitó un periodo de casi seis meses para llegar a tasas de operación altas y constantes.
Lo anterior causó un largo periodo de escasez, ya que una parte importante de la producción de las plantas nuevas era producto fuera de grado y también la sorprendente alza en demanda vista no sólo en Norteamérica, sino también en China, a causa de sus nuevas políticas en contra de las importaciones de plástico reciclado (por ende, aumentando sus importaciones de resina virgen) así como un aumento en consumo de Polietileno de Alta Densidad para tubería de gas natural para apoyar un incremento en la generación de electricidad a base de gas natural en vez de carbón.
La capacidad nueva de PE mejoró gradualmente su producción, y para fines del primer trimestre de este año, el mercado mexicano vio por fin una amplia disponibilidad de producto y una tendencia de precios más bajos en el segundo trimestre.
Hacia el tercer trimestre, la demanda de PE continúa en un estado robusto a nivel global, y aunque los productores han tratado de aumentar precios desde abril, las estadísticas más recientes de la industria regional muestran un mercado que mejora sus niveles de producción.
Tomando en cuenta una mejor disponibilidad y también una demanda saludable, las proyecciones actuales de IHS Markit reflejan una tendencia de precio generalmente estable para el resto de este año, pero también se debe considerar que, dados los bajos costos actuales de materia prima en Estados Unidos, es factible que la producción de PE mejore y aumente niveles de inventario—algo que podría presionar los precios ligeramente hacia abajo.
En el caso del Polipropileno (PP), desafortunadamente la situación se ha vuelto más complicada.
Después del fuerte y súbito incremento de precios de Propileno y PP, verificado en enero de este año, el mercado parecía entrar a un periodo nuevo de mejor disponibilidad de monómero en el momento que arrancó la nueva planta de Propileno (a base de deshidrogenación de propano) de Enterprise Products Partners, con capacidad de 750,000 toneladas anuales.
Al mismo tiempo, los productores de PP veían este ambiente como una buena oportunidad para incrementar sus márgenes y, por ende, invertir en nueva capacidad de PP en Estados Unidos, y aplicaron incrementos de precios en el segundo trimestre.
La situación parece cambiar de manera tajante, ya que la oferta de monómero—por lo menos para los productores de PP—ya no se encuentra en los niveles de precios esperados y ahora se ve la posibilidad de que los precios de monómero y PP vean otro aumento de precio significante.
Existen, sin embargo, varios factores que están causando esta dinámica de mercado, entre los que se incluyen: Menor producción de propileno de algunas refinerías, incremento de su demanda en la producción de gasolina, fuerte demanda de sus derivados de Propileno, y la habilidad que tiene Enterprise para exportar Propileno de acuerdo con sus necesidades de negocio (las cuales no incluyen PP).
Este escenario claramente tendrá fuertes consecuencias en el mercado de PP, empezando con la entrada incremental de importaciones de resina (algo que se podría ver relativamente pronto) durante el tercer trimestre del 2018 y quizá la posible destrucción de demanda a largo plazo.
Ahora, la gran pregunta será: ¿qué tan rápido podría cambiar esta situación? Dada la complejidad del escenario, lo más prudente sería buscar alternativas de oferta a precios más competitivos sin compromisos de largo plazo para poder monitorear el desarrollo del mercado y ajustar estrategias de compra de forma rápida y adecuada.

Categorías
AP87 Expertos Opinan

Bienvenidas las nuevas generaciones

El verdadero peligro de una brecha de habilidades y cómo arreglarlo

¿Sabía que la edad promedio de los trabajadores en manufactura es de 55 años? ¡55!
Eso significa que la mayoría de los empleados en nuestra industria están en camino de retirarse.
¿Qué pasa cuando se van y se han llevado todo el conocimiento con ellos? ¿Existen suficientes generaciones para llenar su espacio? La respuesta es no. Debido a una brecha de habilidades.
La Asociación de Desarrollo de Talento (ASTD) define a la “Brecha de Habilidades” como una brecha significativa entre las capacidades actuales de una organización y las habilidades que necesita para conseguir sus metas. Es decir: No existen suficientes empleados capacitados para hacer el trabajo.
Ejecutivos y CEOs alrededor del mundo identifican la innovación a través del talento como el determinante número uno de competencia. Sin embargo, los ejecutivos de manufactura reportan una brecha significativa en su habilidad para encontrar el talento adecuado con las habilidades necesarias. (Deloitte: Skills Gap in U.J. Manufacturing 2015 and Beyond – Manufacturing Institute).
La brecha de habilidades detiene el crecimiento de las compañías porque no tienen suficientes empleados entrenados para sacar adelante las tareas actuales, incluso crecer y expandirse. Las organizaciones que luchan con esto usualmente se llenan de empleados estresados y frustrados que renuncian o disminuyen significativamente la calidad de su trabajo.
Algunas veces, el equipo no está entrenado propiamente para comenzar el proceso y comienzan a presionar botones con la esperanza de que se solucione el problema. En moldeo por inyección, esto usualmente lleva a partes de baja calidad, clientes infelices, y últimamente, la perdida de negocios.
En promedio, la brecha de habilidades les cuesta a las empresas 11% de sus ganancias.
Eso es más de lo que cualquier CFO debería aceptar. ¿De dónde vienen esos costos? Solucionando emergencias, trabajo incompleto, errores, rotación alta, baja calidad, mal servicio al cliente, la lista sigue y sigue. La parte más aterradora es que el problema sigue creciendo cada año.
“En la próxima década, aproximadamente tres millones y medio de trabajos en la manufactura requerirán ser llenados. La brecha de habilidades pronostica que como resultado dos millones de esos trabajos no sean llenados,” (Deloitte: Skills Gap in U.J. Manufacturing 2015 and Beyond – Manufacturing Institute).
RJG no se sentará a observar que esto suceda. La clave para llenar la brecha es mostrar a la siguiente generación lo que la manufactura es: Una carrera gratificante y divertida.
Una manera de hacer esto es organizar varios campamentos de día y viajes de campo al año, invitando a docenas de niños para tener experiencia práctica y que observen como las matemáticas y la ciencia pueden ser usadas en el mundo real.
Estos eventos son únicos porque están diseñados alrededor del aprendizaje específico en cada clase, lo cual permite a los profesores incorporar en el salón lo que los estudiantes aprendieron en el viaje de campo, motivándolos a ser más apasionados sobre matemáticas y ciencia en un nivel más profundo.
También organizamos un foro de Brecha de Habilidades en Carolina del Norte, Estados Unidos, que permite a educadores, oficiales de gobierno, gerentes y moldeadores, a juntarse y crear soluciones duraderas. Si el foro es exitoso, estaremos llevando este modelo a otras locaciones.
Para la actual fuerza de trabajo, trabajamos junto con los moldeadores y los entrenamos para convertirlos en expertos. Ofrecemos numerosas clases, empezando con Esenciales y creciendo hasta Master Molder.
Adicional a este programa de entrenamiento, proporcionamos el CoPilot para monitorear el proceso que permite que moldeadores menos experimentados coloquen su proceso correcta, rápida y fácilmente, lo cual ahorra tiempo de producción, tiempo de máquina muerto y desperdicio que provee al usuario final con un producto con el cual estén satisfechos.
A través de esta combinación de educación, eventos, entrenamiento y herramientas, esperamos ayudar a acortar la brecha de habilidades de alguna manera. Pero no podemos hacerlo solos. ¿Qué puede hacer para ayudar?
Puede motivar a los niños a emocionarse por las matemáticas y la ciencia mostrándoles como son utilizadas en el mundo real y que pueden hacer con ello. Puede entrenar a su equipo para que un día puedan pasar su conocimiento a la siguiente generación.
Puede contratar y entrenar a recién graduados -si los estudiantes saben que tienen garantizado una posición, esto les motivará a elegir una carrera de manufactura-. Puede ofrecer las herramientas para miembros de su equipo menos experimentado para que sea exitoso.
Trabajemos juntos para asegurar el futuro de la Industria de Manufactura.

Categorías
AP87 Expertos Opinan

Un mejor desempeño polimérico

Cómo unir resinas incompatibles

Cada vez es más importante reciclar, sin embargo, muchas mezclas de polímeros son inmiscibles, por lo que es vital compatibilizarlas.
Por Sara L. Reynoso
Consultor Técnico Senior DowDupont Packaging & Speciality Plastics
La compatibilización es un proceso de modificación de las propiedades interfaciales en la mezcla de polímeros inmiscibles, que da como resultado la reducción del coeficiente de tensión interfacial, la formación y la estabilización de la morfología deseada.
Por lo tanto, es un proceso esencial que convierte una mezcla de polímeros en una aleación que tiene el conjunto deseado de características para un buen desempeño.
La compatibilización debe lograr: (i) optimización de la tensión interfacial; (ii) estabilizar la morfología frente a tensiones elevadas durante la formación; y (iii) mejorar la adhesión entre las fases en estado sólido.
Los polímeros funcionalizados son polímeros de químicas diferentes con funcionalidades polares y no polares unidas a la cadena principal del polímero. Una de las formas más comunes y generalizadas de funcionalizar un polímero es por ataque químico con anhídrido maléico. (Ver figura 1).
¿CÓMO FUNCIONAN?
En principio, una molécula puede actuar como un compatibilizador si tiene un segmento que esté «confortable» en una fase, y otro segmento que esté «confortable», en la otra. La «comodidad» puede ser el resultado de similitud, miscibilidad o unión covalente. La clave para el uso de compatibilizadores y, por lo tanto, para el desarrollo exitoso de mezclas comercialmente útiles es maximizar este «factor de confort» tanto en la matriz como en las fases dispersas.
Los polímeros funcionalizados tienen, por un lado, la parte reactiva del anhídrido maléico que reacciona con la parte reactiva del polímero polar (ej. OH, NH2) y por el otro, tiene la naturaleza del polímero funcionalizado, esto es, el Polietileno (PE), Polipropileno(PP), etc., que se utiliza con otro polímero no polar de química similar para que sólo por compatibilidad química se unan entre sí. (Ver figura 2)
Las principales funciones de este tipo de compatibilizantes /modificadores, incluyen:
Modificación de Impacto
El impacto se ve mejorado, no porque el polímero funcionalizado ofrezca esta resistencia, sino por el hecho de que al estar bien acoplados los dos polímeros que forman la mezcla, son capaces de ofrecer mejores propiedades mecánicas al producto final.
Compatibilización
Por supuesto, permiten el rendimiento sinérgico de dos o más polímeros que tienen química diferente, como un Polietileno con un Poliéster, o un Polipropileno (PP) con una Poliamida.
Cuando es necesario compatibilizar un polímero no polar, tal como Poliolefina o Poliestireno, con un polímero polar, tal como Nylon o Poliéster, son los mejores candidatos
Acoplamiento
Aumenta la resistencia a la tensión, la elongación, la rigidez y la resistencia al impacto de los polímeros con carga de vidrio o minerales. Un polímero funcionalizado con anhídrido maléico como agente de acoplamiento aumenta la afinidad entre las cargas minerales y la matriz polimérica, por lo que mejora el rendimiento del producto no solo en impacto, sino las propiedades mecánicas en general, así como térmicas y, en algunos casos, dieléctricas.
MÉTODOS DE COMPATIBILIZACIÓN
Existen varios, pero los principales son:
COMPATIBILIZACIÓN POR ADICIÓN O COMPATIBILIZACIÓN NO REACTIVA
Este es, por mucho, el método más popular de compatibilización, ya que consiste en sólo mezclar los gránulos de agente compatibilizante con los gránulos, hojuelas o partes molidas de la mezcla de polímeros. La gran ventaja de este tipo de compatibilización es la facilidad de operación y bajo costo pues sólo representa un mezclado físico previo al proceso de transformación. Sin embargo, los materiales no están completamente homogeneizados y la eficiencia de compatibilización suele ser menor que con la compatibilización reactiva.
FORMACIÓN DE COMPUESTO (COMPOUNDING)
El mezclado por fusión es el método más extendido de preparación de mezclas de polímeros en la práctica. Los componentes se mezclan en estado fundido en extrusoras o mezcladoras discontinuas.
Las ventajas del método son los componentes bien definidos y la universalidad de los dispositivos de mezcla: los mismos extrusores o mezcladores por lotes se pueden usar para una amplia gama de polímeros. Las desventajas son el alto consumo de energía y los posibles cambios químicos desfavorables de los componentes de la mezcla.
COMPATIBILIZACIÓN REACTIVA
La compatibilización reactiva es el proceso que permite generar copolímeros funcionalizados que actúan como compatibilizadores in situ durante la mezcla en estado fundido. Estos copolímeros están formados por reacciones en las interfaces entre polímeros adecuadamente funcionalizados, y unen las fases inmiscibles mediante enlaces covalentes o iónicos. En este proceso, los copolímeros se forman directamente en las interfaces, donde actúan como copolímeros preformados, es decir, reducen el tamaño de la fase dispersa y mejoran la adhesión.
Hay varios tipos de compatibilización reactiva. Si los polímeros mixtos contienen grupos reactivos, la reacción es directa. Los polímeros sin grupos reactivos tienen que ser funcionalizados, o se añade un polímero miscible que contiene grupos reactivos apropiados al componente respectivo. Los polímeros funcionalizados con anhídrido maléico, pueden ser el PP, PE, elastómero poliolefínico (POE), EPDM, etc.
El negocio de Empaque y Plásticos Especializados (Packaging & Specialty Plastics), de DowDuPont, ofrece una línea de polímeros funcionalizados bajo las marcas DuPont™ FUSABOND® y DOW® AMPLIFYTM para ayudar a unir polímeros diferentes utilizados en compuestos modificados, con carga, reciclados y mezclas varias.

Categorías
AP87 Envase Mercados

La confianza envasada

Bienestar a la naturaleza y a las personas

Desde nuevas formas para envasar productos, hasta el comercio electrónico más aplicado, el envase sigue un camino multifactorial de desarrollo
Los seres humanos sentimos la necesidad de creer de sentirnos seguros y de fiarnos de lo que nos rodea, tanto de objetos como personas; por lo que los productos que consumimos también entran en esta pirámide de vida por razones naturales, éticas y ambientales.
De acuerdo a la agencia de investigación de mercados, Mintel, y fundamentado en la Base de Datos Mundial de Nuevos Productos (GNPD), el 29 % de los productos de alimentos y bebidas lanzados entre septiembre del 2016 y agosto del 2017, incluyeron afirmaciones de características naturales (por ejemplo: sin aditivos/ conservantes, producto orgánico, libre de transgénicos).
Del mismo modo, las afirmaciones sobre características éticas y ambientales, por ejemplo, envases ecológicos, así como las afirmaciones sobre bienestar humano y animal, aumentaron a 22% en productos de alimentos y bebidas lanzados entre septiembre del 2016 y agosto del 2017, en comparación con el ínfimo 1% para el mismo período entre 2006-2007.
La transparencia en alimentos y bebidas, tanto por su contenido como por su envoltorio, puede tomar muchos y diferentes caminos, pero deben ayudar a aumentar la confianza de los consumidores en la seguridad y la pureza de los alimentos y las bebidas que adquieren.
En el Estudio Tendencias globales de alimentos y bebidas para 2018, elaborado por esta misma agencia, se afirma que los envases que mejor entregan, protegen y conservan los alimentos, y reducen, e incluso, eliminan el desperdicio de alimentos pueden convertirse en un salvavidas entre marcas ansiosas por llegar a los consumidores con mensajes puntuales sobre desperdicio de alimentos, y consumidores que exigen que las grandes marcas hagan más para proteger y preservar los recursos del planeta.
“El envase no sólo desempeña un papel central en la comunicación de beneficios y características clave, sino que puede ayudar a dar forma a la experiencia del consumidor con el producto y a desempeñar un papel en la prevención del desperdicio de alimentos”, asegura John Owen, Analista Senior de Alimentos y Bebidas de la firma investigadora.
UNA NUEVA MENTALIDAD DE TRANSFORMADORES Y CONSUMIDORES
Con el objetivo de encontrar nuevas formas de experiencia por parte de los consumidores y, al mismo tiempo, novedades que impacten el comercio de los productos a través de sus envases, se generan acciones novedosas que cubran ambos parámetros para incentivar que los envases continúen siendo el depositario de los deseos de las personas.
Un punto importante es que muchos consumidores están optando por los llamados pouches, los cuales han tenido un crecimiento anual del 6.2% y alcanzarán los 40 mil millones de dólares para este año, gracias a sus estructuras de alta barrera, películas especiales y laminaciones con diferentes sustratos.
A la par, el envasado Darfresh, extiende la vida en el estante de 6 a 16 días del solomillo; permite a los filetes cortarse y madurarse en el envase, lo que suprime la necesidad de envases separados para este proceso. Casos similares se viven con el pepino, el queso y los berros.
Por otro lado, la próxima generación de tecnologías inteligentes, activas y habilitadas para dispositivos móviles, junto con el envase de alimentos, potenciarán la conexión con la ética de marca y permitirá tomar decisiones más informadas sobre la compra.
Además, las marcas están buscando formatos de envases contemporáneos para ayudar a revitalizar los pasillos de los centros comerciales, con cambios en los productos para alinearse con el interés del consumidor, por ejemplo, relacionando frescura a través de la visibilidad. Ejemplos de ello son TruVue Can y la lata Klear, de Milacron.
Las marcas deben aprovechar que, al paso que avance la tecnología, el envase multisensorial será el que maneje los destinos de compra y la confianza en el producto.
Se incluye en esta nueva dinámica, que el comercio electrónico será el dinamizador con el que los usuarios adquirirán más del 80% de sus productos, por lo que el envase debe garantizar una sólida experiencia. Tanto así que el propio Amazon lanzó en el 2017, una variedad de productos propios con las marcas Happy Belly y Wickedly Prime, ofreciendo marcas exclusivas para quienes compran comestibles por Internet.

Categorías
AP87

Formula Plastics: la fórmula exacta

Cuando la oportunidad acompaña al éxito

Afianzada en tierras bajacalifornianas, constituye ahora un ejemplo de organización integral
Lo que Formula Plastics vio hace más de 35 años al establecerse en nuestro país, fue una oportunidad, ya que en ese momento en las zonas fronterizas, las empresas orientales, americanas y europeas, comenzaban a abrir maquiladoras y tomaron a pie juntillas el consejo de su cliente Bosch para ensamblar en Baja California, ya que deseaban tener a sus proveedores cerca.
Ese es el inicio de una historia que comenzó en 1984. Hoy en día, Joe Mora, vicepresidente de la firma con origen en Ontario, California, está al frente de una compañía dedicada a herramientas de alta precisión y moldeo por inyección, para sectores como el automotriz, médico, electrónico, industrial y riego.
El directivo se entusiasma al relatar la historia de éxito que Formula Plastics representa en México, ya que constata el crecimiento día a día, sobre todo, como comenta: “el mercado que más ha crecido es el médico, que vemos con mucho auge”.
La empresa comenzó como un moldeador de inyección personalizado para expandirse a Tecate, Baja California, debido a la gran demanda de clientes. Ubicado a poco menos de cuatro kilómetros al sur de la frontera, “comenzamos con siete máquinas de moldeo y fuimos creciendo año tras año, al grado que ya somos ocho plantas, y de siete, ahora contamos con 85 máquinas”, resalta Mora.
Además, y para dar la calidad que los clientes más exigentes solicitan, tienen una sala limpia de clase8 y un laboratorio de metrología para el control de la producción. Formula Plastics emplea una gran variedad de procesos de validación de piezas que incluyen Cpk, SPC, PPAP, así como la validación de procesos específicos de acuerdo con los sistemas de calidad de sus clientes. Por lo tanto, cumplen con las reglamentaciones medioambientales, tales como: ROHS, REACH, entre otras.
La atención a las necesidades del Sector del Plástico se refleja también en que pueden trabajar todos los materiales, tales como: Polietileno, Polipropileno, ABS, Nylon y otros polímeros de ingeniería.
El vicepresidente de la firma recuerda que el primer producto con el que iniciaron su trabajo fueron las carcasas de las herramientas de Bosch, como taladros, seguetas y desarmadores. Actualmente, en el moldeo cuenta con condiciones de fabricación óptimas, que incluyen máquinas de 28 a 610 toneladas, con capacidad de dos disparos y sobremoldeo, inserción de molduras y robótica.
También resalta, en operaciones, Hot Stamping, Sonic Welding y mantenimiento de moldes.
En ese sentido, Joe Mora es muy optimista respecto a la visión de nuestro país y su Industria del Plástico, ya que “hubo crecimiento, lo hay y esta tendencia seguirá”, no obstante los cambios en los tratados comerciales y las relaciones entre Estados Unidos y México.
Formula Plastics también destaca en proporcionar el mejor entorno laboral a su personal. Ejemplos de esta visión se verifica en el auditorio, con capacidad para 300 personas, y que se utiliza para la capacitación continua y eventos corporativos. Asimismo, cuentan con una biblioteca y un servicio de guardería.
El vicepresidente concluye la visita de AP en sus instalaciones con esta invitación a la Industria del Plástico: “Si se busca un moldeador por inyección que ofrezca calidad, buen precio y entrega a tiempo, nosotros somos la empresa con la que hay que hablar, ya que hemos establecido una reputación en la industria como una organización muy competitiva”.

Categorías
AP87

Eficiente energía con el plástico

Aplicación de nanotecnología en la fabricación de calentadores solares de agua mediante el uso de Polipropileno mejorado térmicamente

LOS POLÍMEROS GANAN TERRENO A LOS METALES EN TUBERÍAS
Actualmente, la nanotecnología ha permitido el surgimiento de un amplio rango de aplicaciones potenciales del plástico en los diferentes sectores industriales, entre los que se encuentran: energía renovable, envasado de alimentos, textiles especiales y, más específicamente, en el desarrollo de materiales avanzados.
Un campo específico de aplicación de esta ciencia son los materiales compuestos, lo que ha dado lugar al desarrollo de nanocompuestos, donde los refuerzos tienen tamaños a escala de 1 a 100 nanómetros. Un ejemplo de ello son los polímeros reforzados con nanotubos de carbono, donde los principales beneficios consisten en mejorar las propiedades mecánicas, térmicas y eléctricas de los polímeros.
Un material plástico simple, sin refuerzo, es considerado como aislante, y se utiliza en un gran número de aplicaciones. No obstante, cuando se requiere conductividad térmica, los materiales metálicos son los mejores.
La aplicación de la nanotecnología en la elaboración de compuestos poliméricos mejorados puede resolver este problema.
En investigaciones recientes se comprobó que los nanotubos de carbono pueden ayudar a que los polímeros adquieran propiedades térmicas y eléctricas nunca antes imaginadas.
Los polímeros reforzados con nanopartículas de carbón tienen una aplicación potencial en el sector energético, ya sea en calentadores solares de agua o en disipadores de calor.
En México, como en la mayoría de los países, hay una preocupación por el cuidado del medioambiente, en especial por la utilización de energías alternativas que reduzcan su deterioro. Desde instituciones educativas, centros de investigación, gobiernos y hasta empresas, han implementado programas para fomentar el uso de tecnologías que permitan el aprovechamiento de recursos renovables.
El uso de calentadores solares de agua es una de las opciones más viables para reducir el consumo de energía en el hogar. La tendencia en el aumento de consumo de los calentadores ha hecho que estos sistemas, que en su mayoría están fabricados con materiales metálicos, como el cobre por su alta conductividad térmica, tengan precios elevados. Es por ello que se han buscado alternativas como los polímeros.
El CIQA, como centro de investigación especializado en plásticos, trabajó en el desarrollo de un nanocompuesto que se adiciona a un material polimérico mediante un proceso de extrusión o inyección. El resultado es un Polipropileno (PP) mejorado con altas propiedades térmicas, con aplicación en la fabricación de tubos para las celdas colectoras de calor en los sistemas de calentadores solares de agua.
En las pruebas realizadas al material polimérico se encontró que éstos igualan la eficiencia térmica del cobre: El agua, dentro de un tubo de cobre, alcanza una temperatura de aproximadamente 50°C, mientras que en el tubo del PP mejorado con el nanocompuesto, alcanza una temperatura cercana a los 55°C, lo cual demuestra que la eficiencia térmica es superior a los tubos de cobre.
Por último, también podemos mencionar que con la implementación de esta tecnología, se resuelven los problemas de daño y robo a los calentadores para la extracción de los tubos de cobre. Las experiencias de las empresas fabricantes de calentadores, que también han instalado estos sistemas y han visto de cerca este problema, así lo demuestran.
Este desarrollo cuenta con una patente otorgada. Además, existe una solicitud denominada “Proceso para la obtención de nanocompuestos poliméricos con conductividad térmica”, con fecha de presentación del 14 de Marzo del 2017.
El presente desarrollo fue realizado por el Dr. Carlos Ávila y su grupo de trabajo en el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) del CONACYT, y está basado en una plataforma tecnológica que ofrece al mercado diversos nanocompuestos para atender diversas necesidades en diferentes sectores, así como en la diversificación y mejora de los productos de la Industria del Plástico.

Categorías
AP87

Nuevas caminos para la movilidad

Gana aceptación entre los consumidores la idea de vehículos autónomos y eléctricos.

El Sector Automotriz verificará cambios en un futuro cercano
Polímeros que logran piezas más resistentes, recubrimientos para baterías, plásticos en cables que ayudan a retardar la flama, son algunos ejemplos de lo que representa la Industria del Plástico para la movilidad hoy en día.
El consumidor global observa -cada vez con más detenimiento- su impacto en el deterioro medioambiental. De hecho, ahora es un crítico del manejo de sus finanzas, por lo que la compra de un auto significa, con más frecuencia, que los fabricantes se verán obligados a integrar elementos que reduzcan costos, no afecten de forma negativa al planeta, y sean, por añadidura, más rápidos y seguros, con más tecnología y más adecuados a las necesidades personales. También de las empresas que manejan flotillas.
El Estudio Global del Consumidor Automotriz 2018, elaborado por Deloitte, descifra el entramado panorama para el mundo automotor y su enorme responsabilidad y compromiso con preferencias, experiencias y necesidades que los lleven a ser elegidos por los posibles compradores.
Las nuevas posibilidades de llevar vehículos autónomos y electrificados al mercado están obligando a fabricantes, proveedores y compañías de innovación a invertir enormes cantidades de dinero para hacer que estas tecnologías se hagan realidad.
Hay varias razones detrás de este impulso de I + D: los vehículos autónomos tienen el potencial de mejorar drásticamente la seguridad vial al reducir el error del conductor; y los vehículos eléctricos (EV) pueden reducir el impacto ambiental negativo causado por la quema de combustibles fósiles para el transporte.
Los especialistas consideran que los vehículos autónomos serán parte de nuestras vidas en un futuro cada vez más cercano, y consideran para ello un estudio del Brookings Institute, que estima la inversión en la tecnología autónoma en 80 mil millones de dólares en los últimos tres años.
En ese sentido, se maneja una serie de factores en juego que moverán al sector en los próximos años.
Algunos de ellos, son:
FLUCTUACIÓN EN LA DEMANDA
La demanda mundial de vehículos ligeros está comenzando a atascarse. Los pronósticos recientes esperan un crecimiento anual entre 1.5 y 2.5% a mediados de la próxima década. La mayoría de los analistas predicen una desaceleración cíclica.
Dadas estas condiciones, muchos fabricantes de automóviles pueden necesitar priorizar el funcionamiento de sus inversiones, e incluso podría desestabilizar muchas de las asociaciones estratégicas que se desarrollan entre fabricantes tradicionales y sus proveedores.
USO DE OTRA CLASE DE TRANSPORTE
La demanda global de vehículos también puede pasar por un significativo cambio por la decisión de los consumidores de utilizar otra clase de transporte. Un 23% de los entrevistados aseguró preferir el uso de bicicleta o hacer viajes compartidos.
Lo más interesante en este caso es que 52% cuestiona activamente si necesitan poseer un vehículo en el futuro. Estas estadísticas apuntan hacia una tendencia creciente de urbanización masiva y un futuro potencial donde la propiedad del vehículo se reduce drásticamente a favor de flotas de movilidad compartidas.
ELECTRIFICACIÓN REGULATORIA
Con más frecuencia, los responsables de políticas públicas promueven leyes para contar con un ambiente urbano que incluya un lugar limpio y conectado; un sistema de transporte eficiente y seguro. De hecho, países como Noruega, Gran Bretaña, Francia y los Países Bajos , ya anunciaron la prohibición de la venta de vehículos con motores de gas y diésel convencionales en las próximas dos décadas.
Para 2030, India apunta a tener una flota de vehículos totalmente eléctrica, lo que provocó que los fabricantes de automóviles, como Hyundai y Suzuki, anunciaran planes agresivos para introducir una gama de vehículos eléctricos en el mercado indio.
La seguridad, la confianza de la marca y el costo, serán los elementos que el consumidor del futuro considere para comprar un auto, siendo los consumidores más jóvenes los que abracen la tecnología autónoma.
En lo que respecta a México, en los primeros ocho meses del 2017, se vendieron 8,268 autos eléctricos e híbridos.
Sin embargo, el futuro de los vehículos conectados está en función de la oferta y la demanda del petróleo y del gas. Es aquí donde la Industria del Plástico debe hacer un análisis, ya que, en el desarrollo de los vehículos del futuro, se necesitarán materiales plásticos que reduzcan el peso de los automóviles, permitan un menor costo y una reducción de materiales no reciclables.
Los plásticos se utilizan ahora en alrededor de un 19%. Sin embargo, este valor se incrementará por los propios avances en el campo de la I+D, que permitirán fabricar piezas cada vez más complejas, con plásticos de elevadas prestaciones y a un costo menor.
En estos años, algunos de los tipos de plásticos utilizados en la fabricación de un automóvil son el Polipropileno (PP), seguido del hule para llantas, los plásticos de ingeniería y los elastómeros.
Las características a destacar de los plásticos es que son resistentes químicamente hablando, y cuentan con buenas propiedades mecánicas y eléctricas, son resistentes al calor; por lo que son utilizados en parachoques, salpicaderas, carcasas del sistema de calefacción, depósitos de líquidos, alerones, spoilers, rines y aislantes para cables.
La evolución de los plásticos también va a ir acompañada de los avances tecnológicos en materia de movilidad, sobre todo si se considera que, dado el tamaño del parque global de vehículos, y el hecho de que cada uno tiene una vida útil de entre 10 a 15 años, o más, el cambio hacia la transformación del mercado con la conducción autónoma y powertrains eléctricos, probablemente tomará varias décadas llegar a un punto de inflexión en una industria que ha venido madurando durante más de un siglo.